Adrián Lastra y Ángel Savín encabezan el reparto de ‘El discurso del Rey’

Mañana jueves 28 de abril en el Gran Teatro de Córdoba en una única función (20:30h)

668
Andalucía al Día, el discurso del rey

Adrián Lastra y Roberto Álvarez encabezan el reparto formado por Ana Villa, Gabriel Garbisu, Lola Marceli y Ángel Savín. La cuatro veces ganadora de un Óscar (a la mejor película, al mejor director, al mejor actor al mejor guión original) se lleva por primera vez a las tablas en este montaje. Magüi Mira se encarga de dirigir la adaptación del texto de David Seidler realizada por Emilio Hernández.

La versión teatral de la película del mismo título, es sin embargo “muy diferente”, según Mira, al filme que el realizador Tom Hooper rodó en 2010 a partir de la historia escrita por Seidler sobre la relación del rey Jorge VI -interpretado en el celuloide por Colin Firth-, con su logopeda. La directora del montaje aclara que la historia está adaptada al lenguaje teatral, en el que se han añadido escenas que explican la realidad de la época, además de incluirse baile y música. “No es una comedia -añade por otro lado-, sino que el tono de la obra es el mismo que el de la vida. Hay humor, sangre, emoción, angustia, pensamiento y sexo”.

Adrián Lastra, muy popular por su papel de Pedro en la serie televisiva Velvet, interpreta al tartamudo protagonista de El discurso del Rey. El actor confiesa sus miedos iniciales a que la falta de elocuencia de su personaje, sumada a su vis cómica, le hicieran caer en la parodia. No ha sido así: “He trabajado duro -afirma- para construir un personaje convincente, que te hace sonreír , pero también te hace sufrir”. Lastra define la obra como una historia de “superación y valentía” y a su personaje como “un ser complejo”.
La acción transcurre entre el discurso del Príncipe Alberto en Wembley en 1925 y el discurso de él mismo, ya como rey Jorge VI en 1939, para comunicar que la guerra con Alemania había sido declarada. El texto describe no solo un hecho destacado de nuestra historia si no que ahonda en el poder de la palabra y la elocuencia, en la fragilidad de un Rey tartamudo que tiene que utilizar su voz para entrar en los hogares a través de la radio, en la amistad de dos hombres corrientes que luchan por la superación de un ser humano, en el amor incondicional de una esposa, en el amor y el humor como terapia para la supervivencia y en el triunfo de la palabra.

En ese periodo, entre 1925 y 1939, las heridas de la Gran Guerra aún no están cerradas en Gran Bretaña: el antes imbatible Imperio Británico evidencia ahora señales de fragilidad y colapso. Económicamente ha perdido la hegemonía ante Estados Unidos, y la sociedad aún llora a toda una generación destruida por la guerra. La profunda crisis económica, el ascenso del fascismo en Italia y del nazismo en Alemania, con sus políticas expansionistas, ponen en peligro el frágil equilibrio europeo. La “paz” de Versalles es un espejismo, y cada vez son más los que se preparan para una inminente guerra en el viejo continente. El reciente conflicto en España ha sido sólo un aviso de lo que va a sucede.

Pese a los esfuerzos del Gobierno británico la escalada bélica no podrá ser detenida.
Ante estos hechos alarmantes, todos los ojos miran hacia el Rey Jorge VI, la cabeza de la Iglesia y el Estado inglés. Un líder que deberá jugar un papel esencial en la historia de Europa y conducir a su pueblo en uno de los momentos más cruciales del siglo XX.