Advierten de la proliferación de moluscos en la población infantil por contagio en los colegios y guarderías

No compartir toallas, sábanas ni cualquier otro utensilio de aseo personal es fundamental para evitar contagios.

150
Sandra Cases Mérida

Los especialistas del equipo de Dermatología de Quirónsalud Sagrado Corazón, advierten de la proliferación del molusco contagioso en la población infantil por contagio en los colegios y guarderías. Se suele dar en la edad pediátrica y es común en los niños que se incorporan por primera vez a un centro escolar.

Según explica Sandra Cases, dermatóloga de Quirónsalud Sagrado Corazón, “el molusco contagioso es una infección cutánea producida por un virus que recibe el mismo nombre. La vía de contagio es el contacto directo con piel afecta, así como la autoinoculación mediante rascado o manipulación de las lesiones. Es una infección común en pacientes jóvenes, pero sobre todo suele darse en la edad pediátrica. La dermatitis atópica y la inmunodepresión -deterioro del sistema inmunitario por enfermedad, infecciones o fármacos- son factores de riesgo para padecer esta patología”.

El molusco se manifiesta en forma de pequeñas pápulas umbilicadas, redondas, bien definidas de 2-5 mm de diámetro. Habitualmente son rosadas o color piel, y es característico que sean brillantes o perladas. Se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo, siendo más frecuente la afectación de pliegues; no afectan palmas ni plantas donde la piel es más gruesa.

Según explica la especialista, “cuando analizamos las lesiones con un dermatoscopio, se observa un orificio central rodeado por un halo rosado constituido por unos vasos sanguíneos específicos que nos permiten diagnosticarlo ipso facto, si estamos un poco entrenados”.

Como evitar el contagio

La doctora Cases, recomienda a los jóvenes sexualmente activos que presenten moluscos en área genital, evitar mantener relaciones, dado que, en estas ocasiones, actúa como una auténtica enfermedad de transmisión sexual.

Si los moluscos los tenemos en otra localización, la doctora apunta que será suficiente cubrir las lesiones con ropa o apósitos para evitar el contacto piel con piel. Asimismo, hace hincapié en que “es fundamental no compartir toallas, sábanas ni utensilios de higiene personal porque, aunque sea anecdótico, puede contagiarse mediante fómites”.

Por otro lado, Cases informa de que el molusco contagioso NO es motivo para ausentarse en las aulas. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria tiene recogidas las recomendaciones de exclusión escolar por causas infecciosas en la guía ABE.

Tratamiento de la enfermedad

Hay que tener en cuenta que en pacientes sanos con un sistema inmunitario indemne la infección tiende a desaparecer espontáneamente en meses. Sin embargo, en niños, donde el sistema inmunitario está en pleno desarrollo, la resolución espontánea suele demorarse.

La doctora apunta las siguientes opciones terapéuticas:

  1. Información. Es fundamental transmitir toda esta información a padres y/o pacientes. Sólo sabiendo lo que uno padece, se llega al éxito terapéutico.
  2. Curetaje. Es un método muy eficaz que se lleva a cabo en la misma consulta. Consiste en retirarlos manualmente mediante un utensilio llamado cureta. Es rápido, especialmente cuando son lesiones aisladas.
  3. Extrusión manual. Mediante unas pinzas se realiza la extracción de los moluscos.
  4. Crioterapia. Se produce una quemadura con frío que congela el molusco.
  5. Otros: administración de tratamientos tópicos domiciliarios, láser de CO2, exéresis quirúrgica, etc.