Aldeas Infantiles SOS ayuda a mejorar la convivencia entre hermanos durante el confinamiento

197

El confinamiento ha alterado nuestro día a día y nuestra manera de convivir; nos obliga a establecer nuevas formas de relacionarnos en pareja, en familia, entre padres e hijos, y también entre hermanos. Por eso, con motivo del Día de los Hermanos, que se celebra este viernes 10 de abril, Aldeas Infantiles SOS ha elaborado una guía con consejos prácticos para ayudar a las familias a promover una buena convivencia entre hermanos y a reducir las rivalidades y las discusiones fraternales que puedan surgir durante la cuarentena.

La organización de atención directa a la infancia explica que la calidad de las relaciones entre hermanos depende de factores como el género, el intervalo de edad, los celos, el carácter de cada uno, el lugar que se ocupa en la familia, pero también del trato que reciben de sus padres o cuidadores. “Esto significa que la calidad del tipo de interacción que establecen los hermanos entre sí está estrechamente relacionada con la calidad de la relación que los padres o cuidadores les ofrecen“, señala María Salamanca, psicóloga y directora del Programa de Familia de la organización en Madrid.

La guía publicada por Aldeas Infantiles SOS describe cómo la intensidad emocional que estamos viviendo a causa del confinamiento puede aumentar la probabilidad de que surjan nuevos problemas o discusiones fraternales. La limitación de movimientos incrementa las tensiones y los enfrentamientos, puede hacer que los celos y la pugna por la atención de los padres o los cuidadores aumente y si, además, esta situación se prolonga en el tiempo, puede llegar a generar comportamientos cada vez más destructivos.

Para evitar todos estos efectos negativos en las relaciones fraternales, Aldeas Infantiles SOS hace las siguientes recomendaciones:

  • Dales tiempo y espacio para que compartan, sin adultos, y fomenta su complicidad.
  • Los conflictos son inherentes a la relación fraternal. Escucha, ejerce un rol mediador y mantén la calma.
  • Huye de las comparaciones.
  • Demuéstrales que les quieres y que todos son especiales.
  • Dedica el mismo tiempo y la misma atención a cada uno.
  • Promueve el diálogo, la comunicación y la escucha entre ellos.
  • Enséñales a aceptar la diferencia desde el respeto y la tolerancia.
  • Ayúdales a crear un clima de colaboración entre hermanos.
  • Reíros juntos. El sentido del humor es fundamental para hacer frente a las situaciones difíciles.

Además, la organización subraya que la cercanía emocional a la que estamos obligados estos días no solo puede llegar a provocar rivalidades o tensiones, sino que también puede favorecer entre los hermanos una mayor empatía, la aparición de conductas positivas y la generación de vínculos más estrechos. “La situación de crisis que estamos viviendo puede ser una gran oportunidad para fortalecer la convivencia y estrechar la unidad familiar y fraternal; aprovechémosla”, recomienda María Salamanca.

Hermanos: compañeros de vida

Los hermanos y las hermanas juegan un papel clave en el desarrollo infantil. Compartir la misma familia, historia y experiencias de vida hace que el vínculo que se establece entre ellos sea único. Las relaciones entre hermanos suelen ser, además, las más largas y duraderas de toda nuestra vida.

En condiciones adversas, de inestabilidad o de presión prolongada, como puede ser la separación de un niño de sus padres, estas relaciones se intensifican y el vínculo se hace más fuerte. En España, hay cerca de 50.000 niños que crecen sin el cuidado de sus padres y muchos de ellos deben enfrentarse, además, a la separación de sus hermanos.

“Desde Aldeas Infantiles SOS sabemos que cuando los padres están ausentes o están pasando por situaciones complicadas, los hermanos son esenciales y pueden ayudar a disminuir el trauma sufrido y a favorecer su recuperación emocional“, explica Pedro Puig, presidente de la organización.

Por eso, Aldeas reclama medidas urgentes que garanticen el derecho de los hermanos en acogimiento a permanecer juntos y a compartir su infancia, así como el cumplimiento de las Directrices de Naciones Unidas para el Cuidado Alternativo de los Niños, aprobabas en 2009, que establecen que la separación de los hermanos solo puede considerarse como aceptable cuando existan razones convincentes que demuestren que mantenerlos juntos va en contra de su interés superior.

El Día de los Hermanos comenzó a celebrarse en 1998 en Estados Unidos con el objetivo de rendir homenaje a las relaciones entre hermanos. Desde entonces, otros países, muchos de ellos europeos, se han sumado a esta celebración y trabajan para que este día sea reconocido internacionalmente.