Alfonso Guerra se despide de su homenaje en la UAL tras poner en valor la Constitución española del 78

256

La vicerrectora de Extensión Universitaria y Deportes, María del Mar Ruiz, ha acompañado al ex vicepresidente del gobierno, Alfonso Guerra en la que ha sido su última intervención en estas Jornadas Homenaje sobre la ‘Constitución a examen: la reforma de la constitución en España’, organizadas por la Cátedra Rafael Escuredo. Durante estos dos días, Guerra ha tratado de transmitir a los asistentes que la Constitución es sólo una ley pero que es prevalente sobre todas las leyes “un precepto de una ley que marque algo en contra de la constitución es nulo de pleno derecho. Es una ley de leyes basada en principios liberales, ha matizado. Guerra ha ensalzado el papel de la constitución de 1978 ya que “es el cierre de una guerra civil, una dictadura y de dos siglos de enfrentamiento”. Estas son las principales características de la Constitución española con respecto a la de otros países. El ex vicepresidente ha recordado que España en el siglo 16 era una gran potencia pero a partir de aquí empezó su decadencia con un siglo 19 lleno de actos conflictivos como golpe militar, guerra civil… “perdiendo toda la capacidad que España tenía como país hasta que en el 77-78 el país enderezó su camino”.

De hecho, ha insistido en que la virtualidad de la Constitución del 78, más allá de sus preceptos es “que rompe ese círculo del movimiento pendular porque descansa en su origen como en su contenido, en la mayoría. Las constituciones frustradas anteriores no eran verdaderas constituciones, eran de una parte de la sociedad que imponía a la otra parte”. Guerra ha remarcado que “esta Constitución del 78 no se hace de unos españoles contra otros, sino intentando agrupar la sensibilidad de todos los españoles para que todos quepan en él. Eso es la que la distingue con la de 1812, que el Rey se negó a firmar; la de 1873, cuando entra el general Pavía en el Congreso; y la de 1931, de la segunda República, una constitución moderna y bien elaborada con conceptos muy avanzados para su época pero que por una sublevación militar a los cinco años, una guerra cruel y una dictadura larguísima”.

Las Jornadas han contado también con la participación de Manuel Aragón Reyes, catedrático de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Madrid y magistrado emérito del Tribunal Constitucional; Fernando Ledesma Bartret, consejero del Consejo de Estado y Juan Cano Bueso, catedrático de Derecho Constitucional de la UAL y presidente del Consejo Consultivo de Andalucía.