Álvaro Carrero estrena en el Teatro Alameda la comedia ‘En ocasiones veo a Umberto’

Bajo la producción del Teatro Alameda de Málaga se presenta esta obra interpretada por Ignacio Nacho, Virginia Muñoz, Natalia Roig y Salva Reina

2191
Andalucía al Día, en ocasiones veo a umberto

Dos mujeres, un hombre y un difunto, sí, han leído bien, un difunto que también protagoniza esta obra y por eso aquello de, ‘En ocasiones veo a Umberto’. Álvaro Carrero dirige esta comedia llena de humor e ironía, de la cual también es autor, que se estrena mañana en el Teatro Alameda de Málaga, y que promete casi una hora y media de risas aseguradas con los “beneficios múltiples” que ello conlleva.

“Quiero que la gente tenga la sensación de haber invertido su tiempo en algo muy entretenido y que por supuesto le provoque risas, pero al mismo tiempo la obra tiene ‘un poquito de pinza’, ese toque sentimental -en según que momentos-, que es interesante aceptarlo muchas veces en la comedia para que no sea todo tan superficial. Los espectadores van a reír mucho, y verán el registro de unos actores que tienen una dualidad interpretativa fascinante, algo que he querido aprovechar al ver las posibilidades del equipo actoral”, nos cuenta Carrero.

Álvaro Carrero
Álvaro Carrero

Ese guiño a la película de Shyamalan (El sexto sentido) que nos evoca el título, es un juego de palabras que sólo se queda ahí, pues quizás la idea pudiera aludir más a otra famosa cinta. “Sin tener nada que ver, en el fondo, más que al Sexto Sentido tiene un guiño a Ghost”. Un montaje de enredos donde Carrero ha cogido a dos mujeres, las ha convertido en amigas, ha añadido una quiniela millonaria y el fallecimiento del marido de una de ellas, que para más inri le habla desde el más allá. ¿Ven ahora la similitud?

Y partiendo de que siempre ha sido más fácil hacer llorar que reír, asistimos expectantes a esta invitación de Carrero, para degustar un espectáculo que cuenta con los ingredientes exactos para nuestro deleite. “En un drama no necesitas que el público llore, puedes estar en un silencio absoluto y al final levantarte en un aplauso emocionado. Pero en la comedia no, en la comedia necesitas que el público esté muy activo en lo que tú le estás dando, por eso en el fondo es más complicado”.

Para llegar hasta aquí el trabajo previo de todo el equipo ha sido continuo, sobre todo el del director y guionista -que en este caso recaen en una misma persona-, ¿se han preguntado cuánto ‘material’ se desecha hasta conseguir la obra que tienes en mente? No les quepa duda de que no es nada fácil. “Si eres crítico con tu propio montaje tienes que desechar seguro. En los montajes que yo he hecho he cambiado un montón de cosas, el texto está vivo … A lo mejor habrá gente que guionice de putísima madre y que tenga esa capacidad para decir: ‘lo he clavado a la primera’. A mí me gusta mucho ir madurando mi propio producto porque te sorprende, es inevitable”.

“Las obras deberían durar una hora y media como mucho, no más” -añade Carrero-. “Esto es como la comida, tú puedes comer de maravilla, que como la cagues en ese trocito de más que te revienta el estómago, te ha fastidiado el resto. El teatro debería aprender muchísimo de la cocina porque hay pararelismos espectaculares. Lo mejor es que te quedes siempre con esas pequeñas ganas de un bocado más, no que ese bocado de más te acabe machacando”.

Aunque Álvaro Carrero es actor, “por encima de todo” y cuenta con muchos años de rodaje como monologuista, la experiencia de dirigir -que ya la experimentó el año pasado con un corto que le ha dado y está dando “muchísimas alegrías”- es algo diferente a lo vivido antes. “La experiencia es muy positiva porque estoy con cuatro actorazos a los cuales conozco muy bien. Dos actores y dos actrices que me lo están poniendo muy fácil, y ellos se están sintiendo muy a gusto a la hora de marcarle las pautas. Al final, en la dirección lo que tienes que tener es las ideas muy claras y no marear mucho. Llegar con un trabajo muy bien definido para que el actor te lo enganche y lo reproduzca y ya está. Si comunicas bien todo eso, y no hay muchas ‘pajas mentales’ -que en mi teatro o en mi forma de crear no las hay-, todo sale bien. Yo no estoy buscando algo independiente, ni underground, es una comedia de a, b y c, sencilla, para que todo el mundo la entienda, para que vengas con tus problemas, los dejes en la puerta, y conectes con algo muy agradable de conectar”.

De momento la obra se representará sólo en la provincia de Málaga, aunque hay planes de gira, no está cerrado nada todavía, así que se estrena en el Teatro Alameda mañana viernes 28 de octubre y estará todos los fines de semana hasta el próximo 13 de noviembre. Luego estará rodando por otros teatros de la provincia y nosotros quedaremos a la espera de próximas fechas y de una futura gira que confiemos se produzca.