Álvaro Ruiz: Una conversación después de un concierto

"Si no permanecen los ciemintos apaga y vámonos".

391
Álvaro Ruiz, el pasado 9 de noviembre en la Sala Galileo Galilei de Madrid. Foto de Inés Poveda, Facebook.

El pasado noviembre, Álvaro Ruiz llegaba a la Galileo de Madrid para dar un concierto para presentar su disco Ritmo y compás. Tras él, en el camerino, entre tercio y tercio de cerveza, le concede una entrevista a Fernando Camacho, redactor de Andalucía al Día. En ella, Álvaro Ruiz aborda su composición, su futuro, la vida del músico. A ella se suma, por momentos, el Manin, percusionista de clase que presenta actualmente su primer disco.  Su próxima cita en la capital, el día que se publica esta conversación: 29 de marzo de 2018, a las 21’30 h. En La Fídula. (pincha aquí para acceder a la venta anticipada).

Álvaro Ruiz: Una conversación después de un concierto

Fernando Camacho: Quillo, qué pedazo de concierto has dado

Álvaro Ruiz: Dios mío, eso parece, por fin. Tenía muchas ganas de hacerlo y no te voy a mentir: En parte, también de quitármelo de encima por los nervios que eso me provoca. Da igual que toque seiscientas o mil veces, siempre voy a tener esa historia de los nervios; de irme al baño antes del concierto, de calmarme… Porque, claro, en realidad nunca sabes lo que va a pasar. Nunca sabes si van a venir cero o mil personas, no tienes ni idea hasta que acaba y dices: Ea, ya está, ya ha ocurrido todo, ya hemos tocado las canciones. Todo ha salido, todo ha estado en orden, todo ha estado a tiempo. Pero, mientras tanto, eso es una locura.

FC: Y que ha venido mucha gente.

AR: Eso parece…

FC: Pero mucha, ¿eh?

AR: Verás cuando se lo cuente a mi madre esto. “Mamá, que ha venido mucha gente a Madrid!”

FC: Se nota que has tenido que estudiar mucho.

AR: Pero todo autodidacta, ¿eh? Todo escuchando música, tocando la guitarra y, como digo en una de mis canciones: “Nunca tuve casa en la playa, como el resto de los sevillanos…”

Aparece el Manin (EM), percusionista, que dice:

El Manin: “¡Ya eres una estrella del Rock!”

FC: ¡Vente, Manin, vente!

Álvaro: Sí, sí, estamos haciendo una entrevista, pero vente.

FC: ¡A ver si el siguiente fueras tú!

EM: Yo encantado, quillo, cuando quieras.

ÁR: Además, aquí el amigo Manin está a punto de presentar su crowdfunding para su primer disco. Que no quiero decir nada y no es porque sea mi hermano, pero… Yo el arte siempre lo voy a valorar.

FC: (Han tocado “Tú”, primer single del disco de El Manin) Y la canción que habéis tocado es buenísima. Aquello de “comparado contigo las princesas son las chonis de mi barrio”, genial.

EM: Es el lenguaje canalla. La copla canalla es el futuro. ¿Tenéis un cigarrete?

ÁR: Sí, de liar, si quieres.

EM: Me echo un cigarrete y me marcho, que mañana no veas.

Álvaro: ¿Están tus cosas recogidas pa’ yo llevármelas?

EM: Sí, sí.

ÁR: Perfe. (Se dirige al entrevistador) Venga, coméntame.

“No hay tarde en toda la adolescencia que no haya cogido la guitarra y no la haya disfrutado y saboreado durante horas”

FC: Decíamos que has estudiado mucho, aún siendo autodidacta. Te pongo un ejemplo: “Báilame”. La síncopa que manejas es brutal, el swing estupendo… Eso es de haber estudiado mucho.

ÁR: O de haber escuchado mucha música, creo yo. No hay tarde en toda la adolescencia que no haya cogido la guitarra y no la haya disfrutado y saboreado durante horas. Obviamente, eso es estudio, pero yo lo llamo disfrutar. No sé diferenciarlo, lo conozco desde que tengo 9 años y cogí por primera vez una guitarra y dije: Quiero esto. No sé cómo ni cuando, pero lo quiero.

EM: Pero tú eso lo has mamao, ¿no?

ÁR: Sí, tengo familiares músicos, que yo siempre digo que yo de pequeño quería tener el pelo largo y mover la cabeza así (hace un movimiento “heavy”) como los rockeros.

EM: Una cosa que no sabe mucha gente es que, aquí, don Álvaro Ruiz (que todo el mundo está: “Hey, Alvarito, qué bien cantas, qué bien compones flamenco, qué bien compones bossa, qué bien compones jazzete…”) lo que mejor toca es blues. Te lo digo de verdad.

ÁR: Yo creo que B. B. King tendrá algo que decir al respecto.

EM: Álvaro Ruiz es un blues man. Y no tiene ni una canción bluesera.

ÁR: Es verdad, es verdad… Vendrán las oscuras golondrinas.

EM: Tienes que hacer un blues que se llame “¿Cuando cierra el bar?” No, mejor: (voz de borracho) ¿A qhué hora sssierra el bar?

Álvaro: Pero escrito así, ¿no?

EM: Aro. (nos reímos los tres)

ÁR: Sí, va a caer un blues. Si yo de pequeño lo que me gustaba era el blues, luego ya vino el flamenco, pero lo primero el rock and roll y el heavy metal… Lo que se escucha con 13 años, qué te voy a contar.

“El arte está vivo y tú tienes que saber aprovecharlo”

FC: Porque el arte es descubrir…

Álvaro: Claro. El arte está vivo y tú tienes que saber aprovecharlo. Por supuesto, tú tienes que descubrir, pero el arte está ahí y tiene todos los colores posibles, y todas las sensaciones posibles, y tú eres el que decide con cuales de ellas te quedas.

FC: Y en esa búsqueda, en ese descubrimiento, ¿cuando dices tú: “Este es el sonido”?

ÁR: En el flamenco.

FC: En el flamenco…

ÁR: Bueno, he de confesar que, después de un concierto en Valencia, Manin, que lo tenemos aquí presente, le dije: Manin, a partir de ahora, me declaro folklorista hasta el día de mi muerte. Y creo que me voy a quedar ah..

EM: (interrumpe) ¡No hombre, no! ¿¡Cómo te vas a quedar ahí!? Yo creo que es una faceta que se te da bien, el folklore y to eso, pero tú eres fusión, tío. Tú tienes fusión por tos laos por lo mismo que estabas comentando ahora mismo.

ÁR: Pero yo creo que la fusión…

EM: Ahora estás en esa época, digamos que te gusta el folklore, que te ha hecho tilín…

ÁR: Bueno, puede ser, tengo 25 años y estoy en esa… no sé, esa época. Na más que estoy en casa y escucho folklore latino, al fin y al cabo. Ritmos super extraños: El currulao colombiano, mil millones de historias que ni de coña se escuchan. No lo vas a escuchar en la radio, pero estoy muy metido en eso y creo que voy a empezar a tirar por ahí: La cumbia, el candombe… Todos esos ritmos que tiene latinamérica y que creo que con el flamenco pueden hacer buenas migas.

“Los ritmos de Latinoamérica y el flamenco pueden hacer buenas migas”

FC: Claro, ¿por qué no va a evolucionar el folklore a otras cosas? 

ÁR: Claro, y conservando el acento andaluz, que es algo que yo tengo muy claro en este caso.

EM: Además, es una corriente que está ahora muy on fire.

ÁR: Es como una vuelta una vuelta al principio, a la raíz.

EM: Está volviendo y es motivo de alegría y júbilo. 

FC: Lo bueno permanece. 

ÁR: Claro, los cimientos son los cimientos. Si no permanecen los cimientos apaga y vámonos.

EM: Ahora ha habido un contramovimiento, después de que el indie lo petara tanto en España…

ÁR: Sí, bueno, el flamenco siempre ha estado ahí lo que pasa que da de comer a unos cuantos, es un estilo un poco elitista… Es decir, no a todo el mundo le puedes poner una seguiriya. El folklore tiene sus pros y sus contras, como todo en esta vida, pero sí que quiero hacer un llamamiento a eso. Esa formación de cantante guapo, guitarristas, baterista tipico… Esa formación típica, con lo mismos modelos de canciones no me dicen nada hoy en día. La música es muchísimo más. Ojalá algún día hagamos daño, quiero decir, hacer canciones de diez minutos. Me gustaría pertenecer a eso.

FC: Es que lo clásico es clásico por algo. De hecho, tú empiezas con unos versos de Lorca, con “Es verdad“. 

ÁR: Me parece necesario hacerlo. Reivindico mucho mi tierra y Lorca es un icono, hay que reivindicarlo cuando empieces un concierto o cuando te hagas una tortilla de papas.

“Lorca es un icono, hay que reivindicarlo cuando empieces un concierto o haciendo una tortilla de papas”

FC: Y luego te vas al jazz, de hecho, vamos, “Báilame” es mi canción favorita. 

ÁR: Es la más flamenca.

FC: Nueva Orleans, provincia de Cádiz. 

ÁR: Por supuesto.

FC: ¿Y hacia dónde vas entonces? 

ÁR: Si yo dependiese de mí mismo, esto pues daría muchos más conciertos. De momento, estoy trabajando con el Kanka, que es un proyecto que me encanta desde antes de conocer al propio Kanka. Esto es un comienzo.

EM: ¿Me disculpáis? (se va)

FC: ¿Desde dónde compones tú?

ÁR: Cuenta mucho el factor arte. De repente ocurre, pero no sabes por qué. Supongo también que va ligado a diferentes emociones. Cuando estás feliz, no compones, disfrutas. Se compone en los momentos de cambio.

FC: A ti las musas, entonces, no te pillan trabajando.

ÁR: A mí, si me preguntan, no soy compositor. Yo no sé componer caciones. Yo escucho canciones, las disfruto y digo: Ole. Ole este trabajo, esta composición. Esto está bien hecho. Hay gente que sí que tiene ese ejercicio y compone todas las semanas. Yo escribo cuando me acuerdo porque también pongo las lavadoras y soy un hombre de mi casa.

FC: ¿Y cómo decides si la canción es una cumbia, una rumba…?

ÁR: Pues porque se te ocurre. Estás escuchando un disco de cumbia y dices: Joé, pues me encantaría hacer una cumbia.

FC: Yo estoy, ¿tú quieres decir algo que yo no te haya preguntado?

ÁR: Pues nada, que es importante comer fruta, lavarse los dientes, ir por la sombrita… Y que esto lo vamos a disfrutar muchísimo.