Amigos de la Tierra anima a la ciudadanía a sumarse a la Semana Mundial Sin Carne

Con motivo de la celebración del 17 al 23 de junio de la Semana Mundial Sin Carne, Amigos de la Tierra denuncia los impactos de la ganadería industrial en el medio ambiente y la salud.

149

En la Semana Mundial Sin Carne, Amigos de la Tierra da a conocer la campaña #EnsuPuntoJusto: Menos Carne, Mejor Carne, con la que anima a la ciudadanía a reducir la ingesta de carne, apostar por una ganadería ecológica y extensiva y exigir a las administraciones unas políticas basadas en principios agroecológicos. A través de esta campaña la organización ecologista publica unos datos determinantes sobre los impactos de la ganadería industrial y su responsabilidad ante la crisis ecológica actual.

Los datos demuestran la grave contribución de la ganadería industrial a algunos de los problemas ambientales y sociales más críticos a los que se enfrentan nuestras sociedades. Desde la crisis climática hasta los desplazamientos forzosos de diferentes comunidades. Más de 9.000 familias son desplazadas cada año en Paraguay debido al acaparamiento de tierras para cultivar pienso para el ganado. En la misma línea, el 70% de la deforestación en El Amazonas se debe a la producción de pienso, en su mayoría soja y maíz transgénico. Además, según la FAO, la ganadería industrial es responsable del 14% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero.

Amigos de la Tierra considera indispensable cambiar el modelo agroalimentario e insta tanto a gobiernos como al sector privado a apostar por una producción y consumo de carne respetuoso con el medio ambiente, una ganadería capaz de conservar nuestros ecosistemas y nuestros recursos. La organización ecologista tiene claro que de esta forma las entidades se adelantan a este cambio ineludible, y señala la necesidad de considerarlo una oportunidad ante la crisis ecológica que vivimos.

En España, encontramos un claro ejemplo de los impactos de la ganadería industrial y su inviabilidad social y ambiental. Para hacernos una idea, la industria cárnica produce tres veces más carne de la que consume la ciudadanía. La carne que no consumimos se exporta a países como China o diferentes países de la UE; sin embargo la contaminación de suelos y acuíferos provocada por las macro-granjas se queda en los municipios españoles. A modo de ejemplo, 142 municipios en Cataluña no cuentan con agua potable, y en Aragón el 20% de la población está expuesta a agua contaminada.

Pese a los conocidos impactos medioambientales y en la salud humana, las Administraciones Públicas siguen sin tomar nota de que los patrones de producción y consumo de carne son insostenibles. Recientemente la Comisión EAT-Lancet ha establecido una dieta de “salud planetaria” en la que se aboga por una reducción sustancial en el consumo de proteína animal (carne, lácteos y huevos) y su sustitución por proteína vegetal (legumbres).

Amigos de la Tierra propone a través de su Campaña #EnsuPuntoJusto la reducción en el consumo de carne y la elección por otra proveniente de la ganadería agroecológica. Una ganadería a pequeña escala con un gran valor ambiental y social, que genera empleo en el medio rural, contribuye al buen estado de los ecosistemas y mejora la salud.

Las Administraciones Públicas tienen la oportunidad de establecer patrones nutricionales más sostenibles y saludables. La compra pública ecológica es un motor de cambio fundamental para impulsar la producción y consumo de carne proveniente de ganadería extensiva y agroecológica. Además, los comedores escolares son el lugar ideal para adquirir nuevos hábitos alimentarios que sean saludables para las personas y el planeta. A su vez la asociación ecologista exige una moratoria a la ganadería industrial.

Durante esta Semana Mundial Sin Carne la ciudadanía tiene la oportunidad de presionar a las administraciones para que vayan en esta dirección y de poner en práctica un consumo más responsable. Amigos de la Tierra propone la reducción en el consumo de carne, huevos y lácteos, y su sustitución por proteína vegetal y por carne de proveedores locales y éticos.