Ana García: “En el conservatorio te cuadriculan la mente”

La cantautora, que ofrecerá conciertos este fin de semana en Sevilla y Málaga, asegura que hay veces que, escribiendo, deja incluso de ser ella.

1308
Andalucía al Día, Ana García
Portada de "un año de luz", de Ana García

Ana García está de mini gira, va a Sevilla, vuelve a Málaga… Acaba de grabar un disco que saldrá en breve y va a promocionarlo. Ayer día seis de octubre estuvo en la sala Catarina (Marbella); hoy, siete de octubre estará en The Box, en Sevilla, frente a FIBES; el ocho en Camaleón (Málaga). La cantautora más rajavenas que he escuchado en dos mil dieciséis merecía que hablásemos sin pelos en la lengua, tenía ganas de preguntarle…

¿Qué tal?

¡Pues muy bien!

¡Ya te veo! ¿Cuando vienes por Madrid?

Pues no sé, estamos intentando cerrar una fechita por ahí.

¿Y Sevilla, qué? La semana que viene ya, ¿no?

Sí, sí, el día siete, en la Sala The Box, a las 23’30.

¿The Box la de FIBES?

Sí, esa.

Bueno, vamos empezando.

¿Me pongo en postura más formal o algo? (se ríe)

¡Qué coño te vas a poner más formal! (me rio) bueno, te digo, ¿por qué todas tus canciones inspiran tanta tristeza?

Qué cabrón eres. Si te soy sincera, creo que en mi vida no he sido nunca plenamente feliz y eso creo que se refleja en mis temas y en la temática que siempre he tocado un poco. Las cosas que he vivido siempre las he vivido así, pero creo que a partir de este disco va a haber un punto de inflexión bastante chulo.

¿Y por qué se escribe mejor cuando se estrá triste?

Yo realmente me contradigo un poco porque uso mucho un dicho que es: “en el corazón del artista no hay tristeza sino inspiración cuando se rompe”. Yo creo que esa es la mejor explicación que puedo dar, cuando al artista se le revienta un poco el corazón lo que sale es creación.

¿Y por qué crees que cuando el corazón se recompone no se vuelve la inspiración a él?

Me vuelvo a contradecir. No es realmente inspiración… Bueno, podría ser eso, que cuando estamos tristes se nos viene la inspiración y cuando estamos recompuestos podría ser que no sea tan necesario escribir. No sé, tío, podría ser una especie de cristalización para que no seas una bolita de tristeza ni nada, sino para que le saques partido a eso.

Será que es como una hucha y en vez de meter monedas metes inspiración y cuando se rompe…

Cuando se rompe una hace canciones (ríe)

¿Cómo haces que la guitarra suena tan oxidada como tú cuando te oxidas?

yo creo que se crea una especie de simobios entre el instrumento y el compositor y es algo, poniéndonos un poco místiicos, algo mágico o que se crea cuando estás sintiendo lo que escribes y la madera parece que lo absorbe y eso… Es un conjunto, tú dejas de ser tú, la guitarra deja de ser la guitarra y te implicas con ella, sois un todo. Quizás por eso al yo sentir que me oxido, pues la guitarra también se oxida.

A mi lo que más me gusta de la música clásica es el poder para expresar cosas sin palabras, ¿tú cómo ves eso?

Sí, bueno, también antiguamente tenían la baza del recargarlo todo (sobre todo a partir del barroco), con quinientas lineas melódicas que te llevan a la locura y un éxtasis y una depresión y todo es mucho más vivido.

Y, sin embargo, a mi Bach me parece que lo complicado lo hace simple, por ejemplo

Bueno, Bach era un tipo que se pasó por el forro la armonía clásica. Hizo lo que quiso. Es tan simple como eso. Lo estudió todo, lo sabía todo al dedillo, pero cogió y dijo: Esto. Pum. Pues yo me voy por aquí. Yo la importancia que le otorgo es eso, que se saltó todo lo establecido e hizo lo que le dio la gana.

¿Te ves tocando con una banda o prefieres tocar tú sola?

Pues sí me veo, de hecho este disco va a tener mucha carga instrumental, peron o quiero perder la esencia, ese aire de cantautora purista. Pretendo rellenar espacios instrumentales, simplemente, pero la importancia se tiene que mantener en el mensaje y las letras.

¿Y tienes miedo de que la banda ocupe más de lo necesario?

Si, pero cuento con un artista que posee una visión gobal del carajo, Fito Vergara, tengo claro que pretende eso, que la letra siga primando ante todo, así que pues tengo ese miedito que cualquiera tendría pero cuento con profesionales que no van a dejar que eso pase.

En cuanto a tus letras, yo escucho tus canciones y me digo: Es una mujer hablando de sus cosas y, sin embargo, tengo la impresión de que te quieres separar de tu género, en tus canciones. 

Yo nunca he sido una mujer de esas delicadas, me he criado con hombres y, bueno, da igua: Yo cuando escribo te está hablando mi alma, no te está hablando mi… mi… Bueno, no sé cómo decírtelo sin ser… Bueno, da igual, en cualquier caso, sí. Me alegro de que alguien lo note.

¿Escribe una persona y no una mujer?

Exacto, soy una mujer, pero cuando hay un folio por delante dejo de ser cualquier cosa, soy una persona con su almita que te escribe desde lo más profundo, entonces…

¿Dejas de ser Ana, incluso?

Me atrevería a decirte que en ocasiones bastante poco frecuentes sí. De ahí nacen “abrazos no recibidos” o “Katrina”.

Canciones que están super desnudas. De hecho en el video de “abrazos no recibidos” sales desnuda. 

Esa era totalmente la finalidad. No hay mejor forma de expresar lo que estamos hablando, que no soy una mujer, sino que soy un ser, un alma que te está hablando. Así que no puedo desnudarme más literamente.

Y qué buena creatividad la de ese video, qué cracks José y Cristina

Sí, la verdad es que fue un trabajazo y quedó bastante apañado.

¿Y qué esperas de tus conciertos, ya en un plano terrenal?

Primeramente, que se llenen. Que se venda todo, que venga el mayor número de gente posible, que el mensaje que quiero hacer llegar sea recibido con los brazos abiertos y por último entretener, que la gente disfrute y se lo pase bien. No en ese orden, pero sí.

¿Cuando fue la primera vez que el público cantó tus canciones?

11 de septiembre de 2015 en la Sala Onda Pasadena de Málaga. Era la primera vez que tocaba con el grupo, y la canción fue Katrina, llegó el estribillo y pegó un subidón, todo el mundo allí cantando.

¿El sitio en el que tienes que tocar antes de morirte?

El Cervantes de Málaga. Hay sitios con mejorísima acústica, pero ahí he visto muchas obras, muchos conciertos… En la París 15, por supuesto… Yo creo que me quedaría con la París 15.

¿Por qué?

Porque está dedicada a los conciertos. Allí recuerdo haber visto a Love of Lesbian un par de veces y pisar el mismo escenario es… no sé, la caña.

¿Y tienes alguien a quien seguir?

Love of Lesbian, Carlos Sadness, La Maravillosa Orquesta del Alcohol, Zahara, Silvio Rodríguez, Aute…

¿Qué hace a un cantautor marcar la diferencia?

La guitarra de Silvio me hace llegar a otra dimensión y también es un letrista impresionante… Pero yo creo que es su forma de componer, no hay nadie que ocmponga igual que otra persona y si lo hay, algo falla. Yo lo que busco cuando compongo es, por ejemplo, la comparación… Pues ese tipo de cosas no sé si marcan la diferencia pero creo que me diferencian.

¿Cual es tu proceso para componer?

Me voy a mi sótano, me encierro en el ostracismo, cojo la guitarra y empiezan a salir cosas. Quizás un tiempo antes me meto un poco más en el papel, pero, vamos, normalmente así.

¿Qué tiene que ver el conservatorio al que fuiste con el hecho de que sepas oxidar un acorde?

Yo creo que eso es más oído que otra cosa, es sentirlo. Realmente los conservatorios te cuadriculan la mente. Yo los comparo con las geishas estas que les meten unos zapatos para que se les queden los pies chicos.

Difiero totalmente, creo que hay cosas que no son de oído.

Eso es porque no estudiaste en mi conservatorio (nos reímos)

(sigo riéndome y le digo:) Por desgracia no estudié música.

¡Pues dale gracias a Dios porque hubieras acabado loco o deprimido! (Volvemos a reírnos)

¿Ser multi-instrumental ayuda a comprender tu instrumento?

Una barbaridad, y ayuda a buscar otros estilos y meterte en otros derroteros. A mi con el bangio se me ha abierto un mundo enorme. Antes no tocaba el country, el folk.

¿Y qué vas a hacer en los conciertos, cómo van a ser?

Pues quiero que sean participativos, con muchos colegas, que se suba quién le de la gana. En el último se subió mi padre a tocar los bongos. Dije que si alguien quería tocar los bongos y mi padre dijo que él y se subió.

¿Tus padres son músicos?

Sí, los dos cantan, mi madre fue la que me introdujo en la guitarra y mi padre no toca ningún instrumento (salvo los bongos) pero tiene el arte.

Y tiene que ser especial tocar con los padres.

Es muy especial tocar con mi hermano, mi padre y mi madre. En el fin de semana siempre sacamos algún ratillo para tocar juntos algún temilla; Mikel Erentxun, la de Mañana, nos encanta. Hallelujah de Leonard Cohen… SAcamos ahí las voces y se lía.

¿Y de canciones qué vas a tocar?

Canciones del disco nuevo que no quiero desvelar, y sorpresas, canciones que han tomado un rumbo nuevo y que no suenan como han sonado hasta ahora.

Pues yo creo que ya está, ¿no?

Hombre, yo creo que sí.

Además, tú imagínate para transcribir esto ahora. 

(ríe) tú escribe lo que te de la gana, lo que te acuerdes y yasta.

No, no, está grabao, mira (le enseño la grabadora mientras la apago).