Andalucía, el reflejo de España

112

Siempre se ha opinado que unas elecciones autonómicas previas a las generales son el reflejo de la intención de voto de los ciudadanos en esos comicios venideros. En este caso nos ha tocado a los andaluces ser el susodicho referente para el resto de la ciudadanía española. Ciertamente no sé las razones de Susana Díaz para adelantar y finiquitar su gobierno en Andalucía, puede que lo haya hecho por recortar sus barbas viendo que el PSOE central lleva remojando las suyas prácticamente que Pedro Sánchez tomó posesión de su cargo, o quizás fue un intento de reafirmarse en su cargo con el apoyo de los andaluces en las urnas. Lo único que ha quedado claro es que en estas elecciones han conseguido el peor resultado de la historia del PSOE-A en sus 40 años. Hay que reconocer que, aun así, siguen siendo el partido más votado, cosa que Susana les ha recordado a los demás partidos que hay que respetar a la lista más votada, cosa que creo recordar no hizo en las últimas elecciones cuando se asoció con ciudadanos. Pero eso ya son otras pajas que volaron con el viento y dejémoslas estar.

La cuestión que realmente nos abarca es que parece que necesitamos tener una jornada de reflexión post-electoral, ya que, y bien reflejado queda en las redes sociales, los votos no han llovido al gusto de todos. PSOE ha sufrido una gran caída en las urnas, no tan estrepitosa ha sido la del PP, y mucho menos la de Unidos Podemos con sus nuevas siglas, cosa que es un claro anuncio de una intención de apartarse de la dirección general del partido, C’s ha experimentado un gran ascenso, aunque es insuficiente para ir pidiendo con sus cantos victoriosos la presidencia, y VOX, la gran triunfadora y creedora de poseer la llave del gobierno en Andalucía, sin darse cuenta que si PSOE se habla otra vez con C’s y el resto de la izquierda se abstiene tendrían mayoría no absoluta, otro galimatías de gobernabilidad.

Pero permítanme hablarles de esta democracia que nos dirige y que el final no es tal. Si la extrema derecha ha surgido con tanto empuje no es culpa de los andaluces, si consiguen poder en las próximas elecciones generales no es culpa de los andaluces, es culpa de los partidos políticos que no han sabido gestionar ningún gobierno en condiciones. Sin irnos más lejos, aquí en Andalucía el PSOE tiene el lastre de los EREs, de los recortes sanitarios y otras cosas. En cuestiones nacionales centrales, el PP con la trama Gurtel y demás corruptelas, la moción de censura de Mariano Rajoy, cosa que viendo la cola al lobo tendría que haber convocado elecciones anticipadas, y la debilidad estructural que ha mostrado han sido detonantes para que el descontento ciudadano haya provocado una desbandad entre sus filas, ya abandonando la militancia o con el absentismo electoral. No son solamente esos partidos, la demagogia vende humo de Unido Podemos predicando la lucha social y luego viviendo como la casta que son los han debilitado, salvando sus fieles más ciegos, verdaderos luchadores que no tienen a otro personaje al que apoyar, y C’s centrándose más en luchar contra los independientes catalanes (que los tienen hasta en la sopa) que en actuar de otra manera hacen que el hastío sea cada vez más grande. Y qué pasa, pues que entre tanto populismo, tanto patriota, tanta inseguridad, y muchas otras cosas, pues aparece un nuevo partido y, sí, al disgusto de muchos. Un partido que ha hecho que en las redes sociales se insulte una y otra vez a los andaluces porque hay algunos que los han votado, llamándonos fascistas entre otras lindezas que no voy a ponerme a recabar, insultando nuestro nivel intelectual otra vez para variar, teniendo que escuchar a monigotes de otros partidos culpándonos una y otra vez sin pararse ni un momento a hacer una evaluación introspectiva de sus partidos y sin preguntarse qué es lo que ellos han hecho mal o qué es lo que han provocado para que surjan nuevas facciones políticas diametralmente opuestas a las que ellos controlan.

Esto, señores, se llama democracia y nos permite elegir libremente a nuestros representantes por mucho que a otros les duela, por mucho que a otros no les guste. Esto pasa en Andalucía, en Cataluña, en Galicia, en todas las comunidades autónomas y en el gobierno central, es el derecho a decidir libremente, con errores y con aciertos, ya depende de quien lo mire y para donde cada uno barra. Toda acción tiene una reacción, pero lo que parece es que los antiguos poseedores del bipartidismo no se han enterado que la falta de acción también tiene una reacción, así aparecieron la formación morada, la naranja y esta nueva que aún habrá que darle color.

Permítanme, ya de paso, dejarles una pregunta ¿Hemos de luchar contra el fascismo o también hemos de hacerlo contra todas las dictaduras del mundo? Ya que la mayoría de éstas son de corte comunista. Creo que los extremos son malos en ambas direcciones y, ya de paso, les indico que con estas letras no defiendo ni apoyo a nadie, nada más que a la democracia y a la libertad de todos los españoles a decidir sin tener que recibir insultos por parte de nadie.

Y ya finalizando estas líneas les dejo un comentario que dejó don Joaquín G. Moeckel en una de las redes sociales que nos entretienen en demasía: “Hay gente que les incomoda el mensaje de VOX, a otros les incomoda el mensaje de Podemos. Así es la diversidad”