Andalucía y Murcia piden al Gobierno que “siga luchando por una PAC sin recortes”

133

Los gobiernos autonómicos de Andalucía y Murcia han unido hoy sus voces para pedir al Ministerio de Agricultura que “no se rinda” y siga luchando por una Política Agraria Común “sin recortes para España”. El futuro de la PAC ha sido uno de los dos temas centrales que han abordado hoy la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, y el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de la Región de Murcia, Antonio Luengo, durante un encuentro de trabajo celebrado en la localidad murciana de Puerto Lumbreras.

Crespo y Luengo han coincidido en asegurar que “aún hay tiempo” para lograr una PAC “sin mermas” y conseguir los fondos “que necesitan y se merecen nuestros agricultores y ganaderos”, ante el esfuerzo que están realizando durante la COVID-19 para garantizar el abastecimiento de alimentos de calidad.

“Los fondos de la PAC son necesarios para que el sector agrario pueda crecer en sostenibilidad y competitividad”, ha subrayado la consejera andaluza, quien ha puesto el acento en la unión con la región de Murcia para defender los intereses de agricultores y ganaderos “y que no se pierdan recursos para una actividad estratégica que genera empleo y riqueza”.

En este sentido, los consejeros de Andalucía y Murcia han remarcado que la nueva PAC llega a España con recortes de fondos. A este respecto, Crespo ha afirmado que durante la pasada reunión de ministros de Agricultura de la UE no se abordó el presupuesto de la Política Agraria Común y ha incidido en el error de sumar a la PAC los fondos de recuperación ‘Next Generation’. “Pedimos al ministro Planas que no se rinda y siga luchando por una PAC sin mermas para España”, ha reiterado la consejera andaluza.

Trasvase Tajo-Segura

La situación del trasvase Tajo-Segura es el otro asunto central que han analizado los consejeros de Agricultura durante el encuentro de trabajo celebrado en la localidad de Puerto Lumbreras. Los gobiernos autonómicos de Andalucía y Murcia han mostrado su rechazo frontal al recorte del trasvase Tajo-Segura que plantea el Ministerio para la Transición Ecológica y han advertido de las graves consecuencias que supondrá esta decisión, tanto en el abastecimiento urbano de la población, como en el futuro del sector agrario murciano y del levante almeriense.

Con esta reunión, ambas comunidades han querido escenificar un “refuerzo” de su alianza “frente los ataques continuos del Gobierno a más de dos millones y medio de españoles y a un sector agrario pujante, que ha demostrado una capacidad extraordinaria de aprovechar cada gota de agua del trasvase para generar riqueza y empleo con respeto al medio ambiente”.

Para Crespo y Luego, el Ministerio tiene una “hoja de ruta” encaminada a “cerrar el grifo del trasvase” y que tiene su reflejo en los “siete ataques que hemos recibido en el último año hidrológico”. El último, ha especificado el consejero murciano, la propuesta de subir los caudales ecológicos “cuando no es ninguna herramienta que establezca la directiva marco del agua”.

Así, Crespo ha rechazado la pretensión del Ministerio de utilizar el cumplimiento de los caudales ecológicos como excusa “para dinamitar el trasvase, disminuir el caudal y cerrar el grifo a los agricultores”. “Hay otras formas de regular correctamente los caudales ecológicos del Tajo sin tener que perjudicar a un sector agrario cuyos productos son marca España en todo el mundo, del que dependen miles de familias y que ha realizado grandes esfuerzos para producir con sostenibilidad social y medioambiental”, ha subrayado, antes de señalar que el agua del trasvase supone el 25% del total que llega a la cuenca del levante almeriense donde se riega 24.000 hectáreas de cultivos.

En este sentido, la consejera andaluza ha incidido en que el trasvase Tajo-Segura “es una infraestructura que representa la solidaridad entre españoles”, al tiempo que ha acusado al Ministerio para la Transición Ecológica de “querer cargarse de un plumazo” el carácter solidario del agua. “Las reglas del juego no se pueden cambiar porque sí”, ha recalcado Crespo, quien ha apuntado a “intereses políticos” en las decisiones del Gobierno de España sobre el trasvase del Tajo-Segura.