Ángelo Néstore, elecciones en Italia y “Actos impuros”

545
Ángelo Néstore. Martín de Arriba.

Ángelo Néstore ha ganado el Premio Hiperión con un poemario de identidad: Actos impuros. Me ha parecido medidamente salvaje, cuanto menos interesante. En todo comercio hay que dejar ver algo de amarillismo, en el caso de los libros, esto lo podemos encontrar en las contraportadas. “Hay que hacer una biografía atractiva -estoy seguro que dicen en el Departamento de Marketing-“. En este caso leemos que nació en el 86, que edita en la Señora Dalloway libros como Preciosa Sangreque es profesor de Traducción en Málaga, ciudad a la que llegó con 21 años -a esto es a lo que vamos- desde Lecce, Italia.

Ángelo Néstore, elecciones en Italia y “Actos impuros”

Están de elecciones en Italia, un país exagerado, bello y ombliguista al que, por supuesto, adoro. Siempre he tenido gusto por la hipérbole y por la belleza, no tanto por el ombliguismo, pero no hay nada perfecto. Ángelo Néstore vino desde un sur a otro. Desde Lecce, en Apulia, en el tacón de la bota. (¿Será esa bota puesta sobre África una expresión divina del destino del mundo? Quizás sea una metáfora geográfica. En el norte, arriba, en Milán, la parte hermosa, la que cubre unas adorables pantorrillas. Al sur, en Calabria y Apulia, la suela y el trabajo, el tacón, que hace que todo luzca un poco más, desde las pantorrillas hasta los glúteos, que supongo estarán en Berlín).

¿Qué pensará Ángelo Néstore de todo esto? Desde esa Italia que sigue siendo eminentemente patriarcal, él escribe sobre ser madre. Cuando un estereotipo como Berlusconi presenta a un títere, él abre su poemario preguntándose quién es. Recuerdo mi último viaje a Italia. ¿Cómo pudo ganar ese hombre tantas elecciones seguidas? È uno di noi (Es uno de nosotros). ¡Pero cómo! No es que le guste el fútbol, es que poseyó durante 21 años el A. C. Milán. ¿Se imaginan que a alguien le da por decir que Florentino Pérez es uno de nosotros? El hombre quiere verse reflejado en el poder. Por eso Trump no pierde votos cuando se recupera un vídeo en el que afirma que él, sensillamente, “grab them by the pussy”, frase que será mejor no traducir.

Entre tanto, los Actos impuros

Ante todo lo anterior, Ángelo Néstore se presenta sensible, que no débil. Los Actos impuros conforman una colección de tiros esquivados en un momento político donde la pureza es un arma grande y potente con la pólvora mojada. Acaso un farol dialéctico. “No vamos a pactar con nadie”, ya. “La nuestra es la verdadera izquierda”, por supuesto. “Nosotros defenderemos los verdaderos valores de la nación”, ¡qué terrible! Precísamente esos, Fratelli d’Italia, Lega Nord, son los únicos que se permiten no mentir.

El acto impuro será, pues, deconstruir votantes y lectores. El estereotipo italiano va hoy a votar y lo imagino con sus gafas de sol, bien peinado, siendo caballeroso no por educación, sino por condescendencia. Me lo imagino llegando a la cabina y cogiendo dos papeletas, una para él y otra para su mujer, que ya tendrá pensando qué van a comer hoy.

Apocalipsis masculino

El mundo vuelto del revés,
las vísceras por fuera,
el pene y los testículos escondidos en el pecho.

Y luego le imagino leyendo poemas como este, juntando sus dedos y agitando sus manos. Ese gesto universal a la hora de parodiarles. “Ma che…”