Año Murillo y la Bienal presentan un espectáculo que recorre el baile sevillano desde el XVII a nuestros días

La reconocida bailaora Luisa Palicio protagoniza el domingo este montaje inspirado en los cuadros del maestro y que se enmarca en la programación de ‘La Bienal enciende Sevilla’.

85
Murillo Bienal

Año Murillo y la Bienal de Flamenco se dan la mano este fin de semana gracias al espectáculo ‘Esencias y presencias. Sevilla, Murillo y el baile’, protagonizado por la bailaora Luisa Palicio y dirigido por Inmaculada Bustos y Guillermo Castro Buendía. La propuesta, que se estrena este domingo a las 19 horas en la Fundación Tres Culturas, está concebida como un diálogo entre el flamenco y la pintura y como un recorrido por la evolución de las danzas que aparecen en la ciudad desde el Barroco hasta la configuración del flamenco.

La producción pictórica de Murillo inspira el montaje tanto en la escenografía como en la propia coreografía, una propuesta en la que se dan cita la dulzura y la amabilidad convocadas en los cuadros del maestro, así como su paleta y la temática sevillana tan habitual en sus lienzos.

El espectáculo, que se enmarca en la programación de ‘La Bienal enciende Sevilla’, reinterpreta y adapta documentos musicales de Juan Arañés (1624), Lucas Ruiz de Ribayaz (1677), Santiago de Murcia (1674), Luigi Boccherini (1788) y Joaquín Turina (1930), que se funden posteriormente con melodías jondas (seguiriyas, alegrías, zarabandas, fandangos…). “Hemos querido recorrer el camino musical que va desde el siglo XVII hasta nuestros días. La investigación ha sido compleja puesto que no podemos conocer al completo cómo se bailaba en el tiempo de Murillo. Nos hemos inspirado en documentos y en la propia pintura del maestro, al que también le hacemos guiños a través del vestuario y la escenografía”, señala Palicio, que en un momento del espectáculo bailará caracterizada como una Inmaculada de Murillo.

“La copla ‘La Triniá’ nos sirve de transición para pasar de una transición musical a otra. El público escuchará clásico español, escuela bolera y flamenco de distintas etapas. El reto ha sido que todo concuerde en el escenario”, expone la artista, para la que la parte más dificultosa del recital ha sido la de danza española: “Aunque también me formé en esta disciplina, nunca la había llevado a un escenario. Ha sido un estudio intenso pero muy positivo, es necesario que los artistas abramos nuestros caminos y que vivamos en una formación constante”.

Luisa Palicio (Estepona, 1984) comenzó su formación artística a los cuatro años y muy pronto debutó en los escenarios de la mano de grandes artistas. Además de flamenco, ha estudiado danza clásica, clásico español y contemporáneo. Se ha formado con maestros como Milagros Menjíbar, Javier Barón, Manolo Soler, Carmen Ledesma y Antonio Canales, entre otros. Ha sido bailaora solista en espectáculos como ‘Homenaje a la bata de cola’ y ‘Piel de bata’, de Milagros Menjíbar, ‘A mi tierra’, de Calixto Sánchez, ‘Entre dos orillas’, de la Fundación Cristina Heeren, ‘Cañadú’, de Pedro Sierra, y ‘Arquitectura de luz y sombras’, de Rubén Olmo.

Palicio ha participado en los mejores festivales nacionales de flamenco y como solista ha realizado varios espectáculos propios, como ‘Cuatro noches’ -junto a José Luis Ortiz Nuevo-, ‘Primer amor’, ‘Sevilla’ y ‘Biznaga’. Entre sus reconocimientos destacan el Primer Premio en el Concurso de Baile Flamenco de la Fundación Cristina Heeren, el Premio Nacional de Baile por Alegrías en la Peña Flamenca Perla de Cádiz, el Giraldillo de la Bienal de Flamenco y el de la Crítica Miguel Acal, otorgado por críticos e investigadores del flamenco. Además, fue Premio Artista Revelación del Festival Flamenco de Jerez.

En elenco del ‘Esencias y presencias’ se completa con el baile de Beatriz Rivero, el cante del Niño de Gines, la guitarra de Jesús Rodríguez, el violonchelo de Sergio Garrido, el violín de Elisa Prenda. La percusión de Álvaro Mejido y la voz de José Luis Ortiz Nuevo.