Antonio el Pipa trae “Gallardía gitanería” el próximo lunes al Teatro Alhambra

544
Andalucía al Día, Antonio El Pipa

Con gallardía y gitanería se afrontan adversidades, las de la vida misma, las que te sorprenden y a veces te dañan; las que sacan de tu interior lo que no conocías de ti mismo. Gallardía para seguir adelante y gitanería para compartirlo. Así presenta Antonio El Pipa su espectáculo y lo dedica a quienes superan situaciones difíciles, y a quienes no. El bailaor y coreógrafo jerezano, nieto de la gran matriarca del baile flamenco jerezano Tía Juana la del Pipa y que cuenta con galardones como los premios Juana la Macarrona y Paco Laberinto del Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, ofrece una obra integrada por ocho escenas, sin argumento, solo un mensaje: Tengamos la gallardía de seguir adelante.

El ciclo Flamenco viene del sur recibe, el próximo lunes, en el Teatro Alhambra, a uno de los grandes del baile con un espectáculo de gran formato cuya ficha está integrada por quince artistas.

Antonio Ríos Fernández, bailaor y coreógrafo; nace en Jerez de la Frontera en el seno de una familia gitana del barrio de Santiago, nieto de la Tía Juana la del Pipa y sobrino de Antonio y Juana la del Pipa de los que hereda su nombre artístico; se forma en su propio ámbito familiar, y de la mano de los maestros Fernando Belmonte, Paco del Río, Angelita Gómez, Matilde Coral, Manolo Marín y Manolete.

Ha formado parte de compañías como: Manuel Morao, Ballet de Cristina Hoyos, La Tati, Ricardo Franco o Antonio Vargas; ha actuado junto a artistas de la talla de José Mercé, Manuela Carrasco, Carmen Linares o Matilde Coral. Ha compartido escenarios con personalidades como José Carreras, Lola Flores o Isabel Pantoja, y con formaciones como la Orquesta de Cámara de Sevilla o la European Romaní Orchestra. Ha visitado teatros como: City Center, Plymouth y Simphony Space de Nueva York, Kennedy Center de Washington, Champs Elysses y Chayllot de París, Sadler´s Wells y Queen Elizabeth Hall de Londres, Teatros de la Opera de Graz y El Cairo, Albéniz, la Zarzuela y Gran Vía de Madrid, Lope de Vega y el Maestranza de Sevilla, Palau de la Música de Valencia…

Antonio El Pipa ha sido calificado por la crítica especializada como digno sucesor de los veteranos Antonio Gades, Mario Maya o El Güito. Está considerado como fiel y justo heredero del baile gitano más puro y auténtico, libre de artificios y adornos superfluos, y alejado, aunque respetuoso, de las últimas tendencias que en el baile flamenco vienen operando.