¡¡Así no hay forma!!

578
Foto Europa Press

Anda don Mariano muy enfadado con los españoles. El hombre está preocupado. El tema de la crisis lo trae sin sueño, no lo deja descansar, no puede andar con su elegante estilo, perfeccionado mejorando la técnica de los marchadores olímpicos y en proceso de patente, en plan correcaminos para relajarse, algo indispensable por su necesidad de concentrarse, para solucionar las grandes cuestiones del país. Y claro es que estos españoles son unos desaprensivos. Sin poder concentrarse no puede solucionar los problemas que asolan España: proveer de teléfonos y app’s adecuados a los parlamentarios para que puedan hacer cómodamente sus gestiones particulares y que así tengan algo más de tiempo para estar en el parlamento. Otro problema: adaptar convenientemente los escaños para que sus señorías puedan dormir con comodidad que la dignidad hay que respetarla, no es plan que los ciudadanos vean a sus representantes descansando en malas posturas, que luego las contracturas pasan factura y habrá que pagarles el fisio. También está el tema de los taxis: se ha asignado muy poco dinero para que sus señorías vayan a su trabajo en taxi, porque utilizar el transporte público no está bien visto por los ciudadanos… Son muchos los problemas y los ciudadanos no dejan que don Mariano se concentre en la búsqueda de soluciones.

Los temas de corrupción, empleo precario (por llamarlo de alguna forma), baja calidad de la sanidad y de la enseñanza, colapso de la administración de justicia, paro (el real no el que dicen las estadísticas), evasión de capitales, emigración de cerebros, etc. son temas menores; es que los ciudadanos no entienden cuáles son los temas importantes. Los ciudadanos no quieren ver la realidad, estos ciudadanos es que son incorregibles, llegan al punto de no permitir al Gobierno cumplir con sus obligaciones.

Mire usted que estaba preocupado don Mariano con el tema de las pensiones, hasta el punto que ha tenido que dejar casi a cero el Fondo de Pensiones, pues nada que no lo han dejado que suba por encima del 0,21 es decir 1,26 euros al mes a los que cobran 600 euros de pensión. Y es que los pensionistas, demostrando que la subida es espectacular, se han empañado en compartir su pensión con los hijos desempleados. ¡Así no hay forma, así no arreglamos el país! Estos abueletes van a matar a sofocones a un preocupadísimo don Mariano.

Otro tema que ha tenido que dejar don Mariano porque no dejan que lo solucione: los sin techo. Es que hay cerca de 50.000 sujetos insolidarios que se empeñan en dormir en las calles, debajo de los puentes, en los portales, etc. y tapándose con cartones (algunos hasta se permiten el lujo de dormir en los cajeros de los bancos, calentitos y con todas las comodidades, molestando a las entidades bancarias). Y eso lo hacen, aunque digan lo contrario, nada más que para molestar y dejar en mal lugar a Don Mariano haciendo que todos sus esfuerzos por darles una vivienda digna no valgan para nada. ¡Son unos insolidarios con el Gobierno!

Está don Mariano haciendo ciclópeos esfuerzos para conseguir unas tarifas eléctricas más bajas, sobre todo para que las asociaciones de consumidores dejen de incordiar porque la realidad es que la luz no está cara, pero… Que no crean los consumidores que a don Mariano se le pasa por alto el objetivo que persiguen esos individuos de las Asociaciones de Consumidores que no es otro que dejar sin sus sueldos, ganados por méritos propios, a los ex Presidentes, ex Ministros y ex políticos que con tanto esfuerzo, durante años, han beneficiado a las grandes compañías energéticas. Es que ahí radica el problema: ¿cómo dejar sin sus 20.000 eurillos al mes a esos señores que se sientan en los sillones de los Consejos de Administración para defender a los ciudadanos? ¡Es que estos consumidores son unos insolidarios!

De la calidad de la enseñanza, de la sanidad, el estado de las carreteras, etc. ni hablamos: no permiten que don Mariano lo solucione, ¡así no hay manera! Estamos tentados de decirle a Don Mariano que la culpa la tienen esos bolivarianos bolcheviques que están envenenando a la ciudadanía mientras ellos trincan las subvenciones millonarias de Venezuela e Irán.

Y para colmo hay un montón de ONG’s que se empeñan en dejar en mal lugar a don Mariano repartiendo comidas entre supuestos parados y supuestos necesitados. ¡Hasta el padre Ángel se ha encabezonado en montar un restaurante donde coman estos falsos necesitados! Creemos que don Mariano debería hablar con los jerarcas eclesiásticos (monseñor Rouco todavía tiene mucha mano y aprovechando que es paisano suyo…) para que metan en vereda a este rebelde padre Ángel.

Nada, que cada vez está más claro: ¡que estos ciudadanos españoles con su empeño en ser tan solidarios no dejan que el Gobierno cumpla con sus obligaciones!