Astrólogo desorientado, astronauta diplomado

669
Foto Facebook @losplanetasoficial

Hace unos meses un hermano rockero y yo flipabamos con un artículo que explicaba pelo por pelo la conexión que sienten dos fans de Los Planetas cuando se conocen. Un vicio, como pasar una página y encontrarte a un tío con tu misma cara de incrédulo. Eso, mezclado con el hecho de que me quiero sacar un “tributo” sobre ellos y las múltiples preguntas que eso ha conllevado, me lleva a responder a dos preguntas que no se manejan tanto como me gustaría.

¿Quien coño son Los Planetas y porque se les respeta tanto cuando no son mainstream? Pues si en algún momento ha existido el indie español, ellos lo crearon. Desde la todopoderosa Granada, estos tíos empezaron a principios de los noventa a cantar canciones de desamor a ritmo de guitarra distorsionada. No se escucha una mierda y a la vez es un rayo de sol en tu careto. Una vez que entiendes al Jota y a esa forma desganada de cantar te metes en el motor del autobús y te vas con ellos hasta donde el cielo se parte.

Todo eso considerando al indie como género musical y descartando el rollo de las emisoras de radio independientes norteamericanas de los 80’ y tal y cual. Muchos dirían que es rock alternativo o pop-rock mezclado con punk incluso, pero a mi me gusta pensar que el indie rock es pop-rock macarra hoy por hoy, como The Strokes. Con un toque de noventeo, de grunge.

Grunge. Saludos a Cornell, el último en irse de aquella ola y uno de mis ídolos. ¿Y si dijera que Los Planetas son lo más parecido al grunge que ha visto este país? Hace no mucho de copas una amiga me dijo que era una barbaridad. Incluso se lo comparé con Nirvana. Hasta que vio las líneas instrumentales y las letras. La actitud e incluso la cronología encajan que da gusto. Y encima, ellos mismos te dirían que sus influencias eran grupos como Joy Division o Mercury Rev. Recuerda siempre que si gusta y duele, no lo puedes evitar y te hace sentarte en la esquina del ring con ganas de más viendo tu derrota venir, es grunge.

La segunda pregunta es mucho más sencilla. ¿Por qué soy fan de Los Planetas? Porque me gustan los grupos que me dicen la verdad aunque no la quiera ver. Porque Los Planetas son como esa herida que te hizo cicatriz y que cuando llueve te empieza a picar. Para recordarte que la vida es un lamento por el que en el fondo merece la pena luchar, para recordarte que una lágrima lleva agua y que el agua vida da.

No sé que canción escoger para despedirme, tienen demasiados temazos. Así que me quedo con “Desaparecer”, que la he estado escuchando en casa del colega que mencioné al principio. Con el que, por cierto, fui a verlos a la Cartuja hace no mucho. Y no nos olvidaremos nunca de ese concierto.