Atchuuusss!!!: Un catarro genial

746
Andalucía al Día, atchus_escena

Un catarro va conduciendo cinco escenas absurdas, irónicas y desternillantes que alejan a Chejov de esa forma tan científica de escribir que a veces hace pensar que la literatura rusa es aburrida. “Atchuuusss!!!” muestra al Chejov más informal con obras dirigidas a una chusma selecta, que diría Juan Carlos Aragón, autor de coplas del Carnaval de Cádiz.

Mirando todas las escenas, como si disfrutase, un Alterio está sentado al piano. Ernesto Alterio y Carles Benavent hacen de maestros de ceremonia y recuerdan tiempos mejores como si fueran fantasmas recordando a qué sonaba la respiración. Son ellos quienes guían al respetable e introducen los sketches con la participación de ambos, si es que procede. A través de una inteligentísima dirección, Benavent entra a seducir a “La seducida”, no obstante, es la única “mini-obra” que protagoniza, pues su personaje, Dimitri, lleva el hilo conductor del texto recordando lo vivido, mirando las escenas con nostalgia. Alterio, por su parte, sí que entra más al juego de los sketches y, con el permiso del personaje de Benavent, protagoniza “el oso” y “la criatura indefensa”. En ambas aparece una excepcional Adriana Ozores, que ya demostró moverse a la perfección en el registro de lo clásico con “el alcalde de Zalamea” (1988) o “La celestina” en el mismo año, y aquí renueva su interpretación adaptando ese lenguaje tan complicado como solemne a la satírica de piezas como “La institutriz”, donde explaya su capacidad escénica junto Malena Alterio.

Seguramente Chejov hoy en día hubiera escrito una comedia basada en que un artista de derechas y uno de izquierdas, pongamos Fernando Tejero, han sido noticia por decir cuáles son sus ideas políticas y resulta que, por alguna extraña circunstancia, esas ideas le importan a alguien. Si bien Tejero ha sido noticia estos días por decir cuáles son sus ideas políticas, y siendo esto sintomático de cómo está el país, no es menos termómetro el hecho de que no arda twitter -para bien- con una de sus actuaciones. Tejero tiene una estrella: El tipo es graciosísimo. Y con Malena Alterio forma una de esas parejas químicas que la televisión recordará para siempre, -¿fueron Belén y Emilio nuestros Ross y Rachel?-. En atchuuusss!!! vuelven a ser dos pobres diablos confundidos, primero haciendo “la seducida” y luego haciendo “la petición de mano”, especialmente delirante la segunda, donde Chejov nos muestra el sinsentido del materialismo humano mientras Tejero y Alterio nos guían, sutiles y ligeros, a través del guión.

Destacable, como ya hemos dicho, la inteligentísima dirección de Carlos Alfaro, el vestuario y el pintoresco diseño de la escena, que envuelven el contexto de la obra. Tanto el vestuario como el diseño de la escena consiguen algo fundamental para seguir una sesión tan larga (dura más de dos horas), envuelven el contexto de las escenas para que esta antología goce de sentido más allá del propio texto.

Hoy es la última función, no sólo es plenamente recomendable ir al Lope de Vega, sino que, además, es prácticamente una necesidad escuchar los diálogos de Ernesto Alterio y Benavent, tan hidalgos, tan pobres, tan geniales…