Entre avales y manifestaciones, ¿Qué estará haciendo Rajoy?

Rajoy es, probablemente, el Presidente de la historia con más oposición en la Cámara y con más tranquilidad en el despacho.

849
Rajoy, el tranquilo. Europa Press

Rajoy acaba de pasar a trámite los Presupuestos Generales el Estado con el apoyo de PNV y de Coalición Canaria. También está en la ecuación Ciudadanos, cómo no. Es, probablemente, el Presidente con más oposición en la Cámara y con más tranquilidad en el despacho, y entre avales y manifestaciones de los demás (al carecer él de ambos), se encuentra relajado.

Justo en frente, el PSOE tiene un (¿) debate (?) sobre qué hace en el futuro. Unos son pedristas, otros susanistas y la realidad nos dice que los menos son los patxistas. Desde la candidatura de Sánchez se dice que los de Patxi López son personas que se han puesto de perfil para no mancharse, la sensación en el frente de Díaz es parecida cuando no es la misma. Ya después de presentarse los avales, este es el único punto en el que convergen.

Precisamente en lo que a los avales se refiere, la diferencia entre Díaz y Sánchez es sorprendentemente baja. Aparte de eso, hay un norte y un sur claramente diferenciados: Díaz golea en Andalucía, y gana ligeramente en Madrid (recuerdos de Tomás Gómez); Sánchez asume todo el Cantábrico menos Euskadi (que es fiel a Patxi López) y suma Cataluña, Valencia, Baleares y Canarias.

Ha sido Andalucía la Comunidad Autónoma que ha marcado el resultado. El resultado de Díaz en su Federación es tan apabullante como pírrico en Cantabria, Euskadi o Navarra. La diferencia está en el número de militantes. De no mantener estos resultados en su centro neurálgico (Andalucía) podría estar en problemas.

Fuera de los resultados directos, una de las conclusiones que saco es que las preocupaciones entre el norte y el sur son distintas, por lo que, en cualquier caso, quien gane no sólo deberá coser un partido y sus personalidades, también tendrá que hacer una labor de comprensión de una sociedad que se ha manifestado diversa una vez más. Francamente, no veo a un “Frente Cantábrico” del PSOE votando con ilusión a alguien que sólo entienda el sur de España, del mismo modo que no veo a una militante del sur peninsular haciendo lo propio ante alguien que sólo hable de plurinacionalidad, minería y acero.

Un poco más allá está el siempre enrabietado Podemos. Más preocupado del qué dirán que del qué hacen ellos, lo último que se sabe es que montaron un paripé (muy bien montado, eso es indiscutible) para echar a Rajoy de la Moncloa. Luego convocaron una manifestación por el paripé el día antes de las primarias del PSOE. El rebote puede causar incluso una hegemonía en los paripés. Se acude a la opinión (para mi gusto algo inflamada) de que quieren influir en la elección de Secretario General del PSOE. Yo lo entiendo más como una llamada de atención, una especie de “aún seguimos aquí” de alguien que empieza a pasar desapercibido.

Y la pregunta es, ¿Qué estará haciendo el Señor Presidente de este país plural y manifestante? Sigo pensándole tranquilo en su sillón, contemplando los jardines de Moncloa (si los hay). Con bata de cuadros y zapatillas a juego; el Marca preparado junto al puro, “y mañana, al fútbol, Soraya.”