Babel reúne a unos Rolling Stones del debate andaluz para competir en Coruña

1513
Equipo de Babel.

El debate de competición tiene varios objetivos. El primero, el más trascendental, es el fomento del pensamiento crítico; el segundo, quizás tan importante como el primero, es hacer buenas amistades que trasciendan del protegido, el último de las refutaciones. Es de ahí, precisamente, de dónde sale este equipo de la Asociación Babel, de la Universidad de Granada.

Todo surgió en el Torneo de la Francisco de Vitoria. Carlos Valverde (CDU), Javier López (Cánovas), Julio Roldán (Babel) y Javier Aznarte (IE) son jueces en ese campeonato y, yendo en coche, se les ocurre una locura: El II Torneo de Debate Escuela de Finanzas  es el único que permite competir sin representar a una institución académica, les viene de perlas. Nunca habían debatido juntos y vieron la oportunidad. “Ya que estábamos prácticamente retirados del debate y nunca habíamos debatido juntos salvo para algún debate suelto, decidimos juntarnos… La idea era juntar perros viejos”, nos cuenta Javier Aznarte.

Tal y como pasó en los Rolling Stones, pero de una forma mucho más saludable, de este conjunto de Babel se cayeron Carlos Valverde por motivos académicos y Javier López por motivos profesionales. Es ahí donde se incorporan Jorge Lucena, compañero de Javier Aznarte en el Torneo Docente (donde sacaron muy buenos resultados), y Anna Viñals, la más joven del grupo, proveniente de Barcelona, a la que conocieron cuando ganó el Torneo de Babel.

La pregunta, “¿Deberían liberalizarse los horarios comerciales?” podría darse a un perfil absolutamente técnico de debatiente, no obstante, no es extraño que ante una pregunta técnica basada en una ciencia social específica como es la economía los argumentos provenientes de otras materias cobren una relevancia que pueda marcar el sino de un debate. Es por ello que, dado el perfil académico diferenciado de los miembros de este equipo, han podido dividirse el trabajo de investigación en dos. Si bien Roldán y Aznarte completaron sus estudios empresariales (de hecho Roldán es hoy profesor en ICADE), Viñals y Lucena han hecho lo propio en carreras humanísticas, lo que les ha permitido hacer una línea argumental basada en dos caracteres: Roldán y Aznarte han investigado una parte muy económica de la pregunta, mientras que Viñals y Lucena han trabajado el pensamiento lateral de su línea.

De esa forma, Viñals ocupará el puesto de introductora, refutarán Lucena y Roldán, que se intercalarán la primera y la segunda refutación dependiendo de la postura y concluirá Aznarte, el cual, cómo no, nos ha manifestado que todo el equipo tiene unas ganas irreparables de ponerse detrás de un atril. “Lo vamos a disfrutar como si fuera el primero”, concluía, esta vez, a través de un mensaje telefónico.