Biografía de Manolito “el liberal”

Tengo un colega gaditano que me ha salido liberal, pero hay que quererle

876
Varios países en Dilema mun, entre ellos, la liberal Irlanda. Facebook

Tengo un colega gaditano que me ha salido liberal, pero hay que quererle. Me gusta su ilustración y creo que es de elogiar que el tipo no se conforme con un pensamiento numerario que casi profesa un credo en cuyo altar están las matemáticas y luego las estadísticas y después un mercado vacío donde no cabe nada más que una suposición.

Admiro a ese tipo. El otro día le vi defender a Irlanda en el Modelo de Naciones Unidas que tuve la suerte de presidir en Córdoba, bajo el auspicio de Dilema, asociación de la que fue tesorero. Hablaba de la libertad y luego, en una conversación de barra de bar (a menudo más apetecible), me hablaba sobre la teoría de Picketty y Stiglitz y afirmaba rotundamente que se sentía con la suficiente legitimidad como para hablar sin tapujos ni vergüenzas sobre “la puta mierda” que le parece, pues ha leído ambas con atención.

No tiene razón, por supuesto, pero me gusta la pasión con que defiende sus ideas y el humanismo que desprende ese capitalismo suyo. Me gusta cuando piensa que tendríamos que educar para que fuese la ciudadanía la que, de motu propio, diese sin mediación del Estado la parte de su sueldo que decida al resto de la ciudadanía, la cual él contempla en un sentido casi republicano. Me pregunto muchas veces si su sueño de liberalismo ilustrado es más utópico que mi socialdemocracia republicana y concienciada, ya sin clases.

Y nos reímos y nos refutamos y, de vez en cuando, Robespiérre acaba sin la cabeza en cuenca y los afrancesados ganaron la guerra y comprendemos el contexto histórico de vaya usted a saber qué cosa.

Pobre de aquella gente que no tiene por costumbre decir lo que piensa tal y como hace Manolo ante mí, a sabiendas de que no estoy para nada de acuerdo, por el simple gusto suyo de confrontar cosas. Y más pobre aún esa gente que no tiene colegas radicalmente opuestos, pues no van a pensar nunca lo que dicen.