El boom inmobiliario de la Costa del Sol bajo la óptica de Marc Montijano

678
Andalucía al Día, Marc Montijano

Dos años lleva el artista Marc Montijano, recorriendo la Costa del Sol, observando y documentando las secuelas del boom de la construcción. Proyecto 47, es un trabajo que puso en marcha en 2014 y que gira en torno del artículo 47 de la Constitución Española, que trata sobre el derecho a la vivienda.

Con este proyecto el artista pretende captar la impronta de un tiempo, de este tiempo. Buscando espacios relacionados con la especulación, la crisis, la burbuja inmobiliaria, la corrupción política y sus consecuencias. Un trabajo que señala el papel del artista como observador del momento que le ha tocado vivir.

El pasado 10 de abril tuvo lugar la sexta acción de Proyecto 47. En una inmensa urbanización abandonada, a medio construir, en una de las zonas residenciales de lujo de la Costa del Sol, Marc Montijano tomó una silla y se sentó tranquilamente a observar el entorno, mientras cogía en brazos a una modelo en estado de metamorfosis (desnuda, con un saco cubriéndole el rostro y rodeada de cuerdas). Una imagen de fragilidad y pureza frente a un entorno hostil, lleno de basura, escombros y dejadez entre esqueletos de hormigón y ladrillos.

Como ha indicado Montijano: “Resulta sobrecogedor sentarse en silencio en la soledad de estos espacios abandonados. Impresiona observar como propiedades que cuestan una fortuna se degradan, se van convirtiendo en ruinas poco a poco, cubiertas de suciedad y basura. Asaltadas por intrusos que roban lo poco de valor que queda de ellas o como los grafiteros las cubren de pinturas, alejándolas cada vez más del sueño de abundancia para el que fueron concebidas. Millones de euros desperdiciados mientras hay familias sin hogar. Un ejemplo perfecto de la decadencia de nuestra sociedad”.

El artista está retratando con este proyecto la España actual. Ha estado en casas ocupadas, promociones inmobiliarias vacías, construcciones en terrenos ilegales, fábricas de material de construcción abandonadas, urbanizaciones fantasma, etc. Distintas caras de la misma realidad que está documentando desde su óptica característica.

Como ha declarado el artista: “Con este proyecto quiero dejar constancia simplemente de una situación, no entro a juzgar quienes son los culpables. Planteo este trabajo como testigo, con una finalidad meramente documental, para que cuando la rueda vuelva a girar y todos nos olvidemos de la crisis y de las penurias pasadas, quede esta acción como recuerdo de los frutos amargos de la ambición desmedida y la codicia de nuestra sociedad. Lógicamente este proyecto está pensado para toda España y, de hecho, he realizado alguna incursión fuera de Málaga, pero he decidido poner el foco de atención en estos dos primeros años principalmente en la Costa del Sol. No tengo ninguna prisa, cada vez me interesan más los trabajos más pacientes, más reflexivos, transito por el arte por la vía lenta”.