El Burgo celebra el Domingo de Resurrección la Quema de Judas con más de 3.000 cohetes

716
Andalucía al Día, Quema de Judas El Burgo

El delegado del Gobierno andaluz, José Luis Ruiz Espejo, y la teniente alcalde del Ayuntamiento de El Burgo, Fátima Berlanga, han presentado hoy los actos de la celebración de la Quema de Judas en el municipio, que tendrá lugar el próximo 27 de marzo coincidiendo con el Domingo de Resurrección.

José Luis Ruiz Espejo ha indicado que esta celebración es un “ejemplo palpable de la diversidad cultura con que cuenta la provincia de Málaga en cuanto a festividades locales no sólo a lo largo de todo el año, sino que también durante la Semana Santa”.

El delegado del Gobierno ha subrayado el apoyo de la Junta de Andalucía en la difusión de las actividades culturales en los municipios y ha resaltado que estos eventos suponen una “buena oportunidad para conocer lugares como El Burgo, enclavado en la Sierra de las Nieves, y disfrutar del paisaje, la gastronomía y la naturaleza”.

Ruiz Espejo ha destacado la singularidad de esta celebración y ha invitado no sólo los malagueños sino a quienes nos visitan en estas fechas para que conozcan una manifestación festiva que “difícilmente podrán encontrar en otros lugares”.

La teniente de alcalde de El Burgo, Fátima Berlanga, ha indicado que la Quema de Judas simboliza la quema de “lo malo y lo negativo de todo un año” y ha explicado que se trata de la quema de un muñeco de unos 6 metros de altura y que está formado en su interior por más de 3.000 cohetes.

Berlanga ha subrayado que esta celebración tiene lugar el Domingo de Resurrección después de que se lleven a cabo las procesiones de la Virgen de la Milagrosa y el Sagrado Corazón en el municipio.
La teniente de alcalde de El Burgo ha destacado que cada año el Judas es caracterizado como un personaje del año que destaca por lo negativo. De este modo a lo largo de los años han sido protagonistas dictadores o personajes corruptos.

Berlanga ha recordado que la Quema de Judas supone “acabar con lo malo del año y abrir paso a lo bueno” y que tiene una simbología cristiana para los creyentes, con la “resurrección de Cristo, y para los no creyentes significa la llegada de la primavera”.