Café cultural con Miguel Torres López de Uralde en Málaga

La cita será el lunes 25 de enero en el Café de la Bolsa del Hotel Molina Lario

490
Andalucía al Día, Miguel Torres López de Uralde

Con el nuevo año regresa el café de la Generación del 27. Mañana lunes, 25 de enero, a las 18:00 horas, tendrá lugar la primera convocatoria de este año de la actividad ‘Un café cargado de lecturas’, que organiza el Centro Generación del 27 en colaboración con el Aula de Cultura Sur. En esta cita, distendida y como de sobremesa, un escritor se encontrará con su público lector, con el que cambiará impresiones y hablará de su obra como ya han hecho en anteriores convocatorias otros autores como Almudena Grandes, Rafael Chirbes o Marta Sanz.

En esta ocasión, el protagonista será el novelista malagueño Miguel Torres López de Uralde, que será presentado por el director del Centro Cultural Generación del 27, José Antonio Mesa Toré, y su homólogo en el Aula de Cultura SUR, Pablo Aranda. La cita tendrá lugar en el café de la Bolsa del Hotel Molina Lario (C/ Molina Lario, 20). La entrada es gratuita hasta completar el aforo.

Miguel Torres López de Uralde

Nacido en Malaga, Miguel Torres López de Uralde se licenció en Filología. Comienza su carrera literaria en 1999 al obtener el Premio Ignacio Aldecoa de cuentos con su relato ‘Pasos’. Posteriormente fue publicando las novelas ‘Pantalones cortos’ (2002), ‘El pintor de las palomas’ (2005), ‘Escucha mi silencio’ (2006) y ‘Los que esperan’ (2008). Con las tres últimas ha obtenido los premios de Novela Corta Casino de Lorca, Ciudad de Barbastro y Juan Pablo Forner. A ellos hay que sumar el Premio Vargas Llosa de Novela con ‘Sintecho’ (2013), el Gabriel Sijé de Novela Corta con ‘La noche de los gatos’, y el VI Premio Tristana de Novela Fantástica con ‘No sé quién eres’ (2013).

En breve publicará en soporte digital la novela ‘La belleza’, Premio Francisco Ayala, el primero en España que distingue a una obra que aparecerá únicamente en este formato. El jurado, que ha seleccionado la obra entre las más de 500 presentadas, ha subrayado la limpieza y madurez del estilo, “al servicio de una red de sentimientos en la que se trenzan la fascinación por la juventud, el carácter efímero de lo hermoso y la imbricación de la literatura y la vida”.

“Me planteo la importancia de la memoria en toda expresión artística, si el artista debe estar o no supeditado a criterios morales a la hora de ejecutar su obra”, destaca el autor, que plantea su obra como una reflexión sobre el arte.