CDU afronta su III Torneo Nacional de debate

La tercera edición del Torneo Nacional de Debate de CDU acogerá a veinte equipos de toda la geografía española.

1276
Imagen del III Torneo Nacional de CDU.

El próximo dos de marzo dará comienzo la tercera edición del Torneo Nacional de debate del club de debate cordobés CDU. Esta vez, la pregunta que orquestará el torneo será ¿Es la desobediencia civil una amenaza para nuestro Estado social y democrático de Derecho?

Según Paloma Martínez, presidenta del Club organizador, esta pregunta deviene de “algunos ejemplos actuales de políticas que han suscitado desobediencia civil son materias como el aborto, desahucios, deudas impagables, precariedad laboral, los recortes en anidad y educación… Ante esta contraposición nos vemos obligados a preguntarnos hasta qué punto es posible la coexistencia de este fenómeno con nuestro modelo de Estado o si por el contrario la desobediencia civil supone un límite, freno o amenaza al mismo.”

Veinte equipos de toda la geografía española disputarán el torneo, entre ellos, el Club de Debate Compostela y el de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC), ambos con la ambición de renovar las victorias conseguidos en Andalucía en general y en la capital cordobesa en particular. Si bien la URJC se hacía con el Torneo organizado por la Fundación Cánovas en Málaga, también se alzaron con el III Culturas de 2015 (organizado por Dilema). No se queda atrás el club gallego, que en el pasado mundial celebrado en la ciudad omeya se proclamaba campeón del mundo en el modelo British Parliament a través de Atenea Martínez y Aida González.

En esta edición, CDU contará con la colaboración del Real Aero Club de Córdoba, que proveerá de infraestructuras al torneo; con el Colegio La Salle de Córdoba, con el Real Círculo de la Amistad y, finalmente, con la Fundacion Cajasur, que albergará la fase final del evento.

CDU sigue creciendo

El club presidido por Martínez celebra la tercera edicion de su Torneo plena ebullición, habiendo surgido en unas circunstancias complejas, consiguió en su momento levantar la cabeza, luego mantenerse a flote y, a posteriori, llegar a una consolidación que hoy alcanza máximo históricos.

Una de sus peculiaridades es que se trata de una sociedad de más de cien personas, todas ellas universitarias, que forman en oratoria tanto a la comunidad universitaria como a estudiantes de bachillerato.

El esfuerzo realizado en torno al torno tiene la recompensa de haber conseguido un premio de 1.000 euros par el equipo que resulte ganador, lo cual tiene aún más mérito tratándose de un club que no tiene una entidad que lo respalde económicamente.

Una pregunta compleja

En el formato de debate académico, son dos equipos de entre tres y cuatro debatientes los que tratan de convencer al jurado de que su posición es la más fuerte. Para ello, habrán de valerse de evidencias que prueben su postura como la correcta y es ahí, en ese refuerzo de la línea argumental, donde es más que probable que se decida el campeonato.

Es posible que los equipos centren sus esfuerzos intelectuales en dos conceptos eminentemente contrapuestos como son el positivismo (el imperio de la ley como uno mandato) o el iusnaturalismo (el hecho de que hay leyes que, aunque no estén escritas, son igualmente válidas por venir de la naturaleza). No obstante, tener un concepto de filosofía jurídica como parapeto puede ser un paraguas roto a la hora de argumentar, por lo que las evidencias tomarán una relevancia más especial, si cabe.