Unas 200 personas, según los organizadores, se han dado cita este sábado en la Alameda de Hércules de Sevilla para reivindicar que los gobiernos “miren hacia las personas y no hacia las multinacionales”, al mismo tiempo que piden “el rescate de los derechos de las personas y un mundo más sostenible, sin pobreza y sin desigualdad”.

Según ha explicado a Europa Press la secretaria de Política Institucional y Empleo de CCOO-A, Nuria López, esta cita ha sido convocada por la ‘Alianza Andaluza contra la pobreza’ y ‘Compromiso Social para el Progreso de Sevilla’, a las que también se han unido varias organizaciones y la ‘Red Andalucía No al TTIP’, plataforma en la que participa CCOO de Sevilla.

En este sentido, López ha recalcado que en este acto se ha buscado “reivindicar que los gobiernos deben mirar hacia las personas, preocuparse de sus problemas e intereses”, y “no proteger a las multinacionales, a los mercados y al capital mientras empobrece a las personas, recorta sus derechos y degrada profundamente el planeta que habitamos”.

Según ha insistido la secretaria sindical, para los gobiernos “somos un mercadeo constante”, pero ha incidido en que “las personas no somos mercancías”, y ha opinado que “los gobiernos protegen a las multinacionales, a los mercados y al capital mientras empobrece a las personas, recorta sus derechos y degrada profundamente el planeta que habitamos”.

En la cita, que se ha podido celebrar pese a las inclemencias meteorológicas, se ha leído un manifiesto con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) aprobados recientemente por Naciones Unidas, con las que se pretende trabajar para un planeta sostenible, sin pobreza ni desigualdad hasta 2030, como son la alimentación, la educación de calidad, agua limpia y saneamiento, igualdad de género, trabajo digno y crecimiento económico, o planeta sostenible, entre otros.

Esta cita en la capital hispalense ha coincidido con la ‘Semana Mundial de Movilizaciones contra la Pobreza y la Desigualdad’ y la ‘Semana contra el tratado de Libre Comercio e Inversiones entre EEUU y la Unión Europea (TTIP)’, y en la que la ‘Red Andalucía No al TTIP’, se ha sumado exigiendo un nuevo modelo económico y social que transforme “radicalmente” muchas de las reglas del juego, “poniendo a las personas en el primer lugar”.

Por otra parte, la Red ha pedido que se regule y desarme los mercados financieros, que “son los principales responsables del aumento de la pobreza y la desigualdad a nivel mundial, en connivencia con gobiernos dóciles o abiertamente cómplices, y con el apoyo de organismos de cómo la OMC, el Banco Mundial y el FMI, o la UE”.

También se ha exigido que “los Estados adopten compromisos que vinculen la política fiscal con el cumplimiento y garantía de los derechos humanos”, y por ello se ha instado a tomar medidas “contra la evasión y la elusión fiscal y que los Estados dediquen estos ingresos a más y mejores políticas públicas sociales, con una gestión transparente y participativa”.

Es por ello que se exige, según la Red, a que “las políticas sean coherentes y consecuentes con los compromisos constitucionales, europeos e internacionales en materia de derechos humanos y medioambientales y que pongan a las personas por encima de los beneficios económicos de las multinacionales”.