Bach y Malikian: Cerrar los ojos y sonreír

Empieza a tocar esa pieza de Bach al que la popular ha llamado "aire". El ambiente cambia. El mundo ha cerrado los ojos.

921
Andalucía al Día, Malikian
Foto Facebook Oficial Ara Malikian

El otro día vi a Ara Malikian en concierto, lo reseñé. Hay un momento en el que el violinista libanés, vestido con la pureza de un pobre, como un músico del metro, da la orden y suena ese violín a pizzicato: Empieza a tocar esa pieza de Bach llamada “aire”.

El ambiente cambia. El mundo ha cerrado los ojos.

Ah… La música.

Creo que Bach, como tan bien lo dice Piglia de Borges, ha sido el músico que más se ha acercado a lo que quería hacer. Muy poca gente es capaz de decirte lo que quiere hacer en el arte sin recurrir al arte de otro. Yo les puedo decir que quiero emocionarles… como lo hizo Neruda. Que quiero sonar a mi tierra… como hizo García Márquez. Por eso es tan importante que un artista sepa qué es lo que no quiere hacer bajo ningún concepto, para alejarse de ello. Bach en sus muchas composiciones da esa impresión casi divina del que sabe qué es lo que quiere hacer y hacia donde va: Y nos impresiona porque verdaderamente se acerca a esa perfección soñada.

El arte es una misión imposible, el poeta sueña con los versos que no ha escrito, se obsesiona; el músico no ve palabras (magia), para el músico las notas adquieren un significado sin diccionario que no se admite en la razón. ¿No les parece una cosa de brujería que una persona transmita tantísima emoción sin hablar una palabra? Con la simple conjugación de sonidos y silencios hay alienígenas vestidos de terrestres que consiguen que cerremos los ojos y sonriamos.

Malikian se baja del escenario y, como un mesías, deja que le miremos tocar el violín de cerca, como si dijese “soy humano, mirad, tocadme”. Los ojos de la grada se cierran o le miran, nada más existe. Se convierte en un violinista de Hamelin. Es un cuento. Como Mercedes la Bella en “cien años de soledad”, las sillas se han convertido en nubes: Todo el público en Las Ventas estaba levitando.