Chucho Valdés llega mañana al Teatro Lope de Vega

399
Andalucía al Día, Chucho Valdés

Border- Free (Sin Fronteras), su último trabajo, incluye siete nuevas composiciones con distintos estilos y tradiciones, en ellos encontramos alusiones al flamenco, ritmos de los Gnawa de Marruecos y música ritual de los Orishas, gestos del hard-bop, pero sin dejar atrás ecos de Bach, Rachmaninoff y Miles Davis. La unión de todos estos estilos da como resultado una música muy personal y característica propia del artista.

Este concierto que nos ofrece el prodigioso artista cubano se enmarca en el Ciclo de Jazz desarrollado a lo largo de toda la temporada en el Teatro Lope de Vega, el cual se ha consolidado como cita imprescindible en el calendario jazzístico sevillano.

Dentro del mencionado ciclo podremos disfrutar de la música del trompetista francolibanés Ibrahim Maalouf, el próximo 16 de febrero, y ya en el mes de marzo tendremos tres citas ineludibles: la primera, el 9 de marzo, con el grupo The Cookers, la segunda de ellas llegará de la mano de la inigualable cantante de soul Bettye Lavette, el 17 de marzo, y la última con Joshua Redman y Trondheim Jazz Orquestra, el martes 29 de marzo.

Chucho Valdés nace en la provincia de la Habana (Cuba) en 1941, en el seno de una familia de músicos. Sus primeros maestros fueron su padre, Ramón ‘Bebo’ Valdés, pianista, compositor y director de orquesta, y su madre Pilar Rodríguez, quien tocaba el piano y cantaba.

Desde muy pequeño, Valdés destacó en el mundo de la música: con tres años tocaba el piano con las dos manos y a los quince años formó su primer trío de jazz. Trabajó como pianista en algunos hoteles hasta que en 1959 hizo el debut con la orquesta Sabor de Cuba, dirigida por su padre.

En 1960 su vida profesional y familiar sufrió un giro drástico: su padre se fue a trabajar a México y posteriormente a Europa, no regresando nunca a Cuba. No será hasta 18 años más tarde cuando padre e hijo se reencuentran, vínculo que no volvería a perderse hasta la muerte de Bebo en 2013. Esta relación ha marcado la carrera musical de Chucho Valdés, que culminó en 2007 cuando le otorgaron un Grammy y Latin Grammy por Juntos para siempre.