Ciencia y turismo se dan la mano en el ‘El jardín de Elena’

Un recorrido que combina arte y ciencia para presentar el patrimonio de manera divulgativa

678
Andalucía al Día, Presentacion Jardin Elena

La ruta, desarrollada por la Fundación Descubre, el Real Jardín Botánico de Córdoba, el Jardín Botánico-Histórico de La Concepción y el Museo Carmen Thyssen Málaga, se ha presentado hoy en el stand de Andalucía de la Feria Internacional de Turismo (FITUR) que se celebra en Madrid.

Se trata de una visita por cada uno de los dos botánicos y el museo que se fusionan en una única ruta, mediante las asociaciones entre las especies vegetales y las obras de arte. El paseo cuenta con una vertiente presencial y otra virtual. En la primera, que se podrá disfrutar en primavera, los visitantes pueden recorrer las salas del museo o pasear por los jardines botánicos, mientras consultan los puntos de información que remiten a localizaciones, cuadros o especies de los tres entornos, en una aplicación desarrollada para sistema Android.

En la versión virtual de la ruta, el internauta se desplaza desde la web por las instalaciones de los botánicos y el museo en un paseo on line donde la información científica, histórica y curiosidades sobre las plantas representadas en las salas de la pinacoteca enlazan con entornos emblemáticos de los jardines botánicos. A la vez, en esos escenarios, se destacan especies vegetales asociadas a los cuadros del museo.

La novedad de este recorrido web estriba en que ofrece una visión realista e inmersiva, a través de 32 imágenes panorámicas en 360 grados. En cada una de ellas, se destacan las localizaciones, especies y obras más significativas mediante 40 puntos de información que van acompañados por audios explicativos.

Con esta doble faceta, la plataforma se configura como un recurso turístico para presentar y descubrir los entornos implicados. Por un lado, supone una oportunidad para acercarse a los botánicos y al museo antes de conocerlos in situ. Por otra parte, ofrece información adicional, de fácil acceso, que puede consultarse desde los dispositivos móviles durante la visita real a los espacios.

El proyecto pretende mostrar las relaciones entre el arte y la ciencia con el apoyo de los nuevos recursos virtuales. Todo ello con el objetivo de impulsar la cultura científica y artística de la sociedad en general y de los más jóvenes en particular, para potenciar vocaciones científicas.

Las posibilidades turísticas de la visita derivan de su carácter complementario, tanto en lo que respecta a las dos áreas de conocimiento que aborda, como en los entornos geográficos. Por un lado, se conjugan el patrimonio científico y artístico, y por otro, el visitante puede disfrutar en un único recorrido de elementos (lugares, plantas y pinturas) presentes en distintas provincias. En este viaje de ida y vuelta, el turista vive una experiencia diferente y adicional a la que disfruta al visitar los espacios por separado.
Secciones de la visita virtual

El Jardín de Elena consta de tres visitas virtuales que se conectan en sólo recorrido a través de puntos que aparecen al pasar con el ratón y enlazan con fichas de contenidos.

El recorrido por el Museo Carmen Thyssen Málaga comprende 11 espacios panorámicos, con 18 puntos informativos. La visita comienza en un patio que sirve de bienvenida y continúa por 10 salas donde se destacan obras del paisaje romántico y costumbrismo, maestros antiguos, el preciosismo y la pintura naturalista o el fin de siglo, entre otros.

La ruta virtual por el Real Jardín Botánico de Córdoba consta de 7 vistas panorámicas y 8 puntos de información. Arranca en la Plaza Elena Moreno, divulgadora que da nombre al proyecto, y se adentra luego en el interior de un patio cordobés. Otros entornos de la visita son la escuela agrícola, espacio donde se cultivan plantas como muestra del beneficio que puede obtenerse a partir de ellas, y el Arboretum, una colección viva donde coexisten árboles y arbustos, que se encuentran agrupados por su parentesco, forma o procedencia.

Por su parte, el Jardín Botánico-Histórico La Concepción se recorre en 14 vistas, donde se incluyen 14 puntos de información. El internauta comienza frente al edificio principal y pasa al espacio de la alberca con la colección de plantas acuáticas en la entrada del jardín. De ahí, a la avenida de los plátanos plantados a mediados del siglo XIX. El paseo continúa por la casita del jardinero, con su característico entorno de bambú, el bosque de álamos y el olivo centenario o las colecciones de viñas y palmeras.

También se muestra la antigua escuelita con su colección de cítricos y entornos como el patio de la casa-palacio de los marqueses de Casa Loring y la fuente de Echevarría-Echevarrieta. La visita finaliza con vistas de la ría y cascada de la ninfa, el jardín de cactus-suculentas y el mirador histórico.

Un jardín con nombre propio

¿Por qué el jardín de Elena? Esta iniciativa surgió a raíz del proyecto iniciado en 2013 por la divulgadora Elena Moreno Barroso, del Real Jardín Botánico de Córdoba. Ella avanzó una nueva forma de disfrutar de los contenidos botánicos y artísticos que la ciudad podía ofrecer. Así, se invitaba a los ciudadanos y visitantes de la ciudad a recorrer el museo Arqueológico, el de Bellas Artes y el Conjunto Arqueológico ‘Madinat al-Zahra’, mediante un seguimiento de los distintos elementos florales presentes en las salas de estos museos. Por otro lado, se les invitaba a descubrir en el Real Jardín Botánico las plantas representadas en los museos, en un homenaje a los patios de la ciudad.

El éxito de esta experiencia inspiró el desarrollo de una segunda fase que ha tomado un nuevo impulso con la incorporación a este proyecto multidisciplinar del Jardín Botánico-Histórico de la Concepción, el Museo Carmen Thyssen Málaga y la Fundación Descubre. En esta etapa han participado botánicos, expertos en arte, divulgadores y comunicadores para, mano a mano, dotar de rigor y contenidos amenos la visita. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía.
En la próxima fase del proyecto, que cuenta con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), se incorporarán el museo ruso de Málaga y los museos cordobeses que ya participaron en el origen el proyecto el Museo de Bellas Artes, el Museo Arqueológico y el yacimiento de Madinat al-Zahra.