Cinco cosas serias que están pasando en España

Las cinco cosas más serias y menos comentadas que están sucediendo en España.

1196
Sánchez, Secretario General del PSOE. Europa Press

Están pasando cosas muy serias y contradictorias en España (que si el PSOE, que si Telecinco…) que la gente no quiere, no pude o no se atreve a comentar, y eso se merecía una lista:

1.- Froilán sigue siendo el heredero.

Esto hay que comentarlo por necesidad: hay que recordar a la popular que o reformamos la Constitución o Froilán seguirá siendo Heredero, si interpretamos la Carta Magna literalmente, claro. En el caso de que se reforme la Constitución, concrétamente esa parte, habrían de ser convocadas elecciones.

Será por eso que el PSOE sigue siendo monárquico, unas terceras elecciones acojonan, Dios guarde al Rey Felipe.

2.- Si España fuera un donut no existiría Madrid.

Es un hecho. Los teatros se irían a ese vacío existencial porque para trasladarlos de sitio (o de no-sitio) habría que hacer un papeleo tan grande que no compensaría.

3.- Puigdemont afirma: referéndum, referéndum o referéndum.

La cuestión de confianza que se cierne mientras escribo en el Parlament de Cataluña acabará importándome, digo yo, en algún momento. Entre tanto, Carles Puigdemont, que es un hombre moderno y por eso en twitter se llama @KRLS, ahí en plan rapero, dice que de esta sólo se sale con un referéndum.

Hasta que Albert Rivera se pronuncie, yo no me atrevería a decir nada.

4.- Telecinco y la cultura tienen un amor odio muy gore.

Telecinco produce “un monstruo viene a verme”, que seguro que es fantástica, y al mismo tiempo, ahí sigue Gran Hermano. Este hecho me recuerda a cuando Pedro Sánchez es republicano pero apoya al Rey. O a estas sevillanas de Ferraz que se marca la delegación andaluza cada vez que se mueve un hilo.

5.- (y última), como si acogiera todo lo anterior, que el PSOE está hecho un lío.

Qué partido. Que si no ganar ni a las chapas, que si Clinton antes que Sanders, que si la mitad más uno antes que un debate… Vaya a ser que se vayan a confrontar ideas y, por un casual del caprichoso destino, se acabe teniendo conciencia de clase. Los unos que no quieren debatir, el otro que no dimite ni con agua hirviendo (el agua hirviendo bien podrían ser los peores resultados de la historia dos veces), todo manga por hombro y César Luena en rueda de prensa diciendo cosas estrambóticas. Dale a tu cuerpo alegría, César Luena, que dijeron Los del Río.

Entre tanto, Pablo Iglesias con palomitas, Rajoy viendo el fútbol y Albert Rivera, de puro aburrimiento, ya sin opinar siquiera, con lo que opina sobre todas las cosas ese hombre que lleva razón en todo y aporta el sentido común que a todos los demás nos falta. Casado hablando de democracias internas como si en el PP hubieran tenido Congreso en los últimos dos años también tiene su arte y su salero. Si algo tiene el PP de marxista-leninista, son los Congresos de partido: No los hay y si los hubiese sería para decir lo que ya se sabe, que el líder es asombroso.

Sánchez no da resultados, eso es obvio, todos sabemos del diagnóstico, esa parte es sencilla el problema es que la receta que se viene es más de lo mismo, pero vestido de una falsa juventud que lleva toda la vida en un aparato de partido cada vez más inservible para los que componen la O del PSOE.