Claves para adaptarse al cambio de hora

En la madrugada de este sábado, día 27, al domingo 28 los relojes se atrasan una hora: a las 03.00 horas serán las 02.00 horas.

208

A pesar de la polémica generada durante los últimos meses y que la Comisión Europea ha propuesto suprimir el cambio de hora bianual de toda la Unión Europea, en España se retrasará el reloj como ya es habitual en la madrugada de este sábado, día 27, al domingo 28. A las 03.00 horas serán las 02.00, por lo que oficialmente se dará la bienvenida al horario de invierno. Desde el www.eltiempo.es nos hablan sobre los mitos y verdades del cambio de hora.

Mitos y verdades sobre el cambio de hora

¿El cambio de horario supone un gran ahorro energético para Europa? ¿Estamos en el huso horario correcto? Eltiempo.es, portal meteorológico líder en España, presenta algunos de los mitos y verdades más extendidos sobre el cambio de hora:

  • El cambio de hora provoca un gran ahorro en el hogar: FALSO; cada hogar ahorrará solamente 6€ al año en la factura energética.
  • El cambio de hora genera graves trastornos en el organismo: FALSO; se trata de leves afecciones que se superan a los pocos días.
  • En caso de suprimir el cambio de hora, España mantendrá el horario de invierno: FALSO; aún no se sabe que horario se mantendrá, aunque el más probable es el de verano.
  • El cambio de hora favorecería el turismo: VERDADERO; al tener más horas de luz al final del día.
  • Estamos en el huso horario que nos corresponde: FALSO; estamos una hora por delante, España debería tener el mismo horario que Reino Unido.
  • El 60% de los países no cambia la hora: VERDADERO. La mayoría de los territorios tropicales no cambian sus relojes dado que las variaciones de la duración del día son insignificantes alrededor del ecuador.

El ahorro del cambio de hora en cifras

Según algunos datos oficiales (IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), el cambio de hora ayuda a ahorrar un 5% (otras fuentes reducen este porcentaje a menos de un 1%), equivalente a unos 300 millones, de los que 90 millones corresponderían al consumo doméstico (unos 6€ por hogar) y el resto a la industria o a la iluminación de edificios de servicios.

Sin embargo, el ahorro doméstico en muchos casos es relativo. La luz que no usamos a primeras horas del día al final la gastamos (al menos en parte) con los atardeceres más tempranos y quizás habría que cuantificar un posible gasto extra en calefacción, ya que en muchos hogares se vive más durante la tarde.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que, en los últimos años, los modelos de trabajo y de producción industrial han ido variando de forma sustancial (teletrabajo, liberalización de horarios, turnos solapados…), de modo que la necesidad de contar con una hora extra de luz durante la mañana en muchos casos podría no ser tan determinante.

Los sistemas de iluminación cada vez tienden a ser más inteligentes, automáticos y rentables… lo que hace pensar que quizás sea menos necesario el cambio de hora dos veces al año.

Consejos para adaptarse al cambio de hora

  1. Cambiar todos los relojes ya que el cerebro necesita asumir cuanto antes la nueva situación.
  2. Modificar poco a poco el horario de las comidas para adaptarlo a la nueva rutina. Es normal que muchas personas el domingo tengan hambre más pronto de lo común. Una buena solución es atrasar la hora de comer media hora el primer día y media hora el segundo.
  3. Ajustar la hora de irse a dormir. Será muy tentador acostarse el domingo a las 7 de la tarde con la excusa del cambio horario. Debemos intentar adaptarnos cuanto antes a nuestro horario habitual e irnos a dormir a la misma hora de siempre.
  4. No echarse la siesta el domingo ayudará a conciliar mejor el sueño por la noche.