Comienza el III Ciclo de Teatro Portugués en La Fundición

Todas las funciones comenzarán a las 20.30 horas y la apertura de puertas será a las 20.20 horas.

1602
Andalucía al Día, Ciclo portugues teatro la fundición

Los dos próximos fines de semana, 21 al 23 y 28 al 30, se presentarán en La Fundición (Sevilla) un total de seis espectáculos de compañías portuguesas dentro del III Ciclo de Teatro Portugués, a partir del Circuito Ibérico de Artes Escénicas. El principal objetivo del proyecto Circuito Ibérico es estrechar los lazos con Portugal encontrando un marco común de comunicación a través de la cultura. Y establecer redes de intercambio escénico entre España y Portugal integradas por compañías y espacios teatrales de reconocida trayectoria en el ámbito teatral, que favorezcan la creación de una plataforma de exhibición estable de las producciones de ambos países.

El proyecto impulsa y promueve una estrecha y permanente cooperación entre sus miembros reforzando los vínculos profesionales dentro del sector y está integrado por un total de diez compañías con espacios de exhibición entre las que destacan las localizadas en Portugal en ciudades como Évora, Faro, Braga, Coímbra u Oporto y coordinadas en España desde Sevilla o Badajoz, implicando por tanto a distintos agentes provenientes de comunidades afines a los programas de cooperación interregional Algarve-Alentejo-Andalucía puestos en marcha por la Secretaría General de Acción Exterior de la Junta de Andalucía.

Um espectáculo [Abel e Bela] (Un espectáculo [Abel y Bela]) / 21 abril

Estamos en un espacio que es un teatro (metáfora del mundo) en el que todo puede suceder: un director intenta concretizar el espectáculo que imagina; una productora se encarga de hacer frente a su avalancha imaginativa. Este es el conflicto en el que este par de ingenuos se hallan, cada uno por su lado, remangarse y salvar el mundo. En el Teatro; a través del Teatro.

En el plano temático o formal el texto explora aspectos en el que se identifican afinidades con el universo de Beckett. Sin embargo, Robert Pinget, explora y sugiere otros aspectos que van más allá de lo absurdo de la situación y el vacío de comunicación beckettianos y se proyectan en otro tipo de conflictos.

As Criadas (Las criadas) / 22 abril

Las criadas (Les Bonnes en su título original) es una obra de teatro del dramaturgo francés Jean Genet estrenada en París el 1947. Rui Madeira dirige «este clásico» que está interpretado por Silvia Brito, Solange Sá y Mariana Reis.

“Me importa un comino. Quería hacer obras de teatro. Cristalizar una emoción teatral y dramática. Si mis obras sirven a los negros, no me importa. Por otra parte, yo no lo creo. Creo que la acción, la lucha directa contra el colonialismo hace más por los negros que una obra de teatro. También creo que el sindicato del personal doméstico hace más por las criadas que una obra de teatro. He tratado de escuchar una voz profunda que los negros y las demás criaturas no consiguieron hacer oír. Un crítico dijo que “las criadas no hablan así”. Hablan así. Pero sólo conmigo y a media noche. Si me dijeran que los negros no hablan así, contestaría que escuchamos más o menos eso si pegamos la oreja a su corazón. Debemos saber escuchar lo que no se formula.» Jean Genet

Memórias Partilhadas (Memorias compartidas) / 23 abril

Teatro Do Montemuro en coproducción con Teatro Nacional D Maria II nos presentan tres monólogos que cuentan las historias de objetos que tienen mucho que compartir y que se unen entre sí de una forma u otra.

”Una cartera vacía» de Therese Collins: Lo que hay en la cartera de una persona nos dice mucho acerca de ella. Anna tiene fascinación por las carteras, no puede dejarlas solas, en especial las de los demás…

“El lápiz» de Abel Neves: La pluma es más poderosa que una espada, o en el caso de Delfim, un lápiz. Con un lápiz, se puede descubrir el mundo. Es la espada de la verdad…

“La almohada de plumas de Cuco», de Peter Cann: En 1966 había dos amigos, Adán y Fabio, que lo hacían todo juntos. En 1966 hubo una Copa del Mundo y Eusebio adornaba el juego. En 1966, uno de los dos amigos se enamoró y todo cambió…

Ñaque , ou sobre piolhos e actores (Ñaque, o sobre piojos y actores) / 28 abril

José Russo y Jorge Baiao dirigen esta divertida obra que gira en torno a la condición del actor, de su posición en la sociedad y desarrolla una relación que se construye con el público. El público que, desde su lugar, escucha y espera divertirse con la representación.

Arrastrando un viejo arcón que guarda todos los elementos teatrales, Ríos y Solano alcanzar el «aquí» y «ahora» de la representación, procedentes de un largo paseo a través del espacio y el tiempo. Presentarán ante el público un espectáculo en bruto, pero el cansancio, las dudas y los temores retrasan, interrumpen una y otra vez la actuación, en un diálogo deliberado que recuerda a Vladimir y Estragón, los ambiguos payasos de Samuel Beckett.

Rua da alegría (La Calle de la alegría) / 29 abril

Un espectáculo sobre los afectos en soledad y la forma en que nos podemos relacionar en diferentes momentos de nuestra vida.

Esta es la historia de un inesperado encuentro entre dos extraños vecinos que viven en una Calle de la Alegría y un chico joven que pasa por allí todos los días. Una insólita rutina cotidiana que acabará por provocar una serie de acontecimientos inexplicables que transformarán sus vidas para siempre.

Calle de la Alegría es un espectáculo sobre la creciente brecha entre generaciones y el déficit de afecto en nuestras vidas. Generaciones que tienen miedo de confesar lo mucho que les hace falta alguien en su vida, como si la soledad fuese la mayor de las debilidades humanas.

Um punhado de terra (Un puñado de tierra) / 30 abril

Tierra fangosa por todo el escenario. Desde el fondo llega un hombre negro. Los pies se hunden en el barro. Cojea de la pierna derecha. El hombre llega lentamente. Y dice: Toma mi cuerpo señor del fuego! Ven y devasta esta tierra extranjera! Este hombre es un esclavo negro traído a la fuerza de África a una tierra de la que nunca había oído hablar. Él nos contará, en un portugués todavía mal aprendido, pero lleno de poderosas imágenes y un lenguaje poético singular cómo un día llegaron a su aldea los hombres blancos «feos, con cabezas de metal y piel de hierro, sobre la piel de color de la leche en mal estado». De cómo mataron a su esposa, hijos y amigos, de cómo destruyeron su aldea y aniquilaron a su pueblo. De cómo fueron llevados bajo las órdenes de un tal «el infante», en un gran barco mayor que «montañas de madera» a estas tierras de exilio. Y tal es su soledad y su tristeza que el hombre negro, despojado de su puñado de tierra evocará y pedirá a sus dioses la muerte y la maldición de los extranjeros y sus descendientes…