Comienzan las obras de reforma de la planta de oncología del Hospital Materno Infantil

Esta obra, que dará más luz y ganará en espacio para la atención a los menores, también incluye la reforma de las cámaras de aislamiento, un proyecto impulsado por AVOI.

67
camara aislamiento materno

El Hospital Regional Universitario de Málaga ha iniciado la reforma de la planta de Oncología Pediátrica del Hospital Materno Infantil, que incluye, a su vez, la reforma de las cámaras de trasplante oncohematológico. Para este proyecto ha sido fundamental contar con la colaboración de la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil de Málaga (AVOI), que ha recaudado más de 200.000 euros para el proyecto de los espacios de aislamiento.
En rueda de prensa, la delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Ana Isabel González, ha presentado la reforma con el director gerente del Hospital Regional de Málaga, Emiliano Nuevo, y el presidente de la entidad solidaria, Juan Carmona. Junto a ellos se encontraban uno de los arquitectos del proyecto, Leopoldo González, el constructor que va a realizar las obras, Juan Borrajo, la responsable de Solidaridad Social y Educación de la Fundación Unicaja, Ana Cabrera, la responsable de hematología pediátrica del Materno Infantil, Ángeles Palomo, la responsable de oncología pediátrica, Ana Benito, y la supervisora de la planta, Yolanda Rando.

La reforma, que comenzó el lunes 3 de diciembre, contempla la mejora de la planta de hospitalización así como de las cámaras de trasplante, un espacio en el que ingresan tanto los menores que están a la espera de recibir un trasplante como los que deben permanecer aislados tras practicarles un injerto. El tiempo medio de ingreso en la misma es de unos 21 días.

La delegada de Igualdad, Salud y Políticas Sociales ha explicado que las obras de la cuarta planta de Pediatría tienen una duración de dos meses. “Para el correcto desarrollo de las obras se ha trasladado a todos los menores actualmente ingresados en el hospital a la sexta planta del ala de Maternidad, una planta recién reformada y que cumple con los mismos criterios de seguridad que en la que estaban ingresados hasta la fecha”, ha señalado. De este modo, todo el personal de Oncología Pediátrica ha sido igualmente trasladado al otro ala hasta la inauguración de la planta, prevista para febrero.

Las obras de la planta de Oncología, llevadas a cabo por el hospital, tienen como objetivo mejorar la intimidad del paciente, la seguridad de los trabajadores y la accesibilidad. De este modo, se van a llevar a cabo actuaciones en las 15 habitaciones de hospitalización, el pasillo de acceso, el control de enfermería, la lencería y en la zona de los ascensores, que tendrán nuevos revestimientos y puertas de resistencia al fuego.

Los trabajos consisten en la sustitución de revestimientos en paramentos verticales y horizontales, dotándolos de revestimientos de alta resistencia a los golpes y de fácil limpieza; sustitución de techos, creación de máxima accesibilidad en aseos eliminando el plato ducha en alto creando una ducha a nivel de suelo. También se van a realizar las instalaciones de electricidad, fontanería, el botón de llamada enfermo-enfermera, la climatización y los gases medicinales. Asimismo, se instalarán luminarias de bajo consumo tipo LED, cabeceros metálicos para las tomas de corriente y de gases medicinales de las habitaciones y nuevos televisores de 32 pulgadas.

Del mismo modo, la dirección del Hospital Regional de Málaga ha previsto un circuito asistencial específico para los menores que requieren de ingreso en cámara de aislamiento. Para ello, se ha trabajado de manera estrecha con los hospitales Reina Sofía y Virgen del Rocío, que durante el tiempo que dure la obra darán soporte a estos menores y sus familias.
“Se trata de menores en situación de inmunosupresión que deben estar ingresados en cámaras de aislamiento específicamente creadas para su estancia y con personal especializado para su correcta atención sanitaria”, ha explicado el gerente del Hospital Regional de Málaga, que agradecido al personal del Materno Infantil su implicación en el proyecto así como al de los centros andaluces que colaborarán en los cuidados de los menores que se trasladen a Córdoba o Sevilla. La dirección del centro ha calculado que el número de niños que deba trasladarse en estos dos meses no será superior a 8.

Cada año ingresan en esta planta del hospital 500 niños, de los que 20 lo hacen en la cámaras de trasplante. La responsable de hematología pediátrica, Ángeles Palomo, ha señalado que el cambio será positivo por dos motivos. “Por un lado, supone una mejora en cuanto al cumplimiento estricto de las medidas de aislamiento, porque habrá nuevos filtros que mejorarán la seguridad, y por otro, se mejora la amplitud, comodidad y confortabilidad de un espacio en el que a veces deben permanecer sin salir hasta 6 semanas”.

Las cámaras de aislamiento son espacios reservados para los pacientes que van a recibir un trasplante alogénico -de donante, ya sea de medula ósea de sangre periférica o de cordón umbilical- con el fin de curar su enfermedad. Estos pacientes previo a ese trasplante deben someterse a un tratamiento para prepararles para recibir la medula ósea de su donante y, que de esa manera, pueda prender en el receptor. “Esta fase de aplasia es una etapa de riesgo de múltiples potenciales complicaciones pero sobre todo de tipo infeccioso y de ahí la necesidad de aislamiento”, agrega Palomo.

La jefa de sección de la Unidad de Oncología pediátrica, Ana Benito, señala que la obra supondrá la mejora de la estancia de los niños. “La remodelación de la planta y de las cámaras de trasplante supondrá un incremento significativo en la calidad de atención a los niños oncológicos así como de la confortabilidad de estos y sus familias durante su estancia en el hospital”, ha dicho la oncóloga.

ara la supervisora de enfermería de la planta, Yolanda Rando, la humanización, dentro de este tipo de tratamientos, es clave. “Los menores pasan muchas semanas ingresados, por eso una decoración cálida y adaptada a sus necesidades es fundamental para que estén lo más cómodos posible “, ha dicho.

Por su parte, el presidente de AVOI ha mostrado su entusiasmo por el proyecto, que considera “un sueño”. “Estamos un poco nerviosos porque queremos que todo salga muy bien y que todas las personas que han ayudado se sientan orgullosas. Pero sobre todo estamos muy felices tanto por el resultado como por la cantidad de amigos que hemos encontrado en el camino”.

Así, Juan Carmona ha explicado que la idea de poner en marcha la reforma de las cámaras de aislamiento surgió tras el trabajo diario, después de 25 años, con el personal de la planta de Oncología Pediátrica. “Nuestra función en el hospital siempre ha sido la de jugar para que los niños y niñas hospitalizados pasen su estancia en el hospital lo mejor posible, pero quisimos llegar un poco más lejos y unidos a enfermería pensamos que era bueno dar un cambio a la situación de las cámaras de trasplante, porque pensamos que así mejoraría la calidad de vida de los niños”, explica. Así, tras varias reuniones, decidieron organizar verbenas simultáneas en diferentes pueblos hasta superar la treintena. “El resultado fueron 1.800 voluntarios trabajando y una recaudación de más de 200.000 euros”, ha agregado.

“Queremos que las cámaras sea un lugar mágico, lleno de fantasía, cómodo y agradable, tanto para los niños como para su acompañante y el resto de la familia, que estará muy cerquita. Esto sin duda mejorará su estado de ánimo, lo cual es fundamental en este tipo de tratamiento”, ha señalado el presidente de AVOI.

En este sentido, uno de los arquitectos que ha elaborado el proyecto, Leopoldo González, ha señalado que el objetivo del mismo es convertir estas cámaras en parte de la terapia. “No solo ampliando el espacio que actualmente tiene y dotándolo de mejor iluminación natural, sino intentando que la excepcionalidad de este acontecimiento en su vida se pueda convertirse en algo positivo gracias a una especial tematización”.

Además, este proyecto, elaborado por 969 Arquitectos, contempla la ampliación de las salas de visita a través de cristales, con el diseño de un espacio de relación entre las dos salas donde compartir momentos. “El proyecto pretende introducir una experiencia espacial en la terapia de esos niños”, ha señalado Borrajo.

Por su parte, desde la constructora BIBA, su responsable, Jorge Borrego, ha señalado que se trata de una oportunidad para poder contribuir activamente en “una preciosa iniciativa”. “Es un proyecto que nos permite poder actuar de primera mano y vivir en primera persona la satisfacción de poder aportar nuestra ayuda”, ha agregado.

Desde la Fundación Unicaja, la responsable de Solidaridad Social y Educación quiso poner de relieve lo que representa la colaboración para la institución que dirige, que ha prestado apoyo al proyecto prácticamente desde sus inicios. En este sentido, aludió a la importancia de las cámaras que, en su opinión, están llamadas a ejercer un desempeño fundamental en la hospitalización de los menores y en su calidad de vida. Además, Cabrera elogió a AVOI e insistió en que la iniciativa conecta de lleno con la línea de actuación de la Fundación Unicaja, que prioriza tanto el impulso de la investigación, como la mejora y humanización de todo el proceso de asistencia a la infancia.