Consejos de OCU si te roban o pierdes el móvil

178

En la mayoría de los casos, los móviles perdidos o robados no se suelen recuperar, ya con frecuencia acaban en tiendas de segunda mano o vendidos a otros países. Sin embargo, OCU recomienda ser previsor y minimizar los daños si llega el caso, tomando las siguientes medidas antes y después.

Después de comprar un móvil… ¡protégelo!

  • Solicita la factura. No solo para hacer valer los derechos de la garantía del producto, sino para acreditar en caso de que sea necesario la propiedad de ese terminal con su número de serie.
  • Apunta y guarda su IMEI. Es la huella digital única de cada teléfono móvil, es decir, el código que lo identifica (15 números). Se muestra en el embalaje del móvil y también puedes conocerlo pulsando *#06#.
  • Bloquea la pantalla. Con un código PIN o con un patrón de bloqueo: así, si te lo roban, no podrán usarlo, aunque esté encendido.
  • Instala una aplicación antirrobo. Descárgate: “Buscar mi iPhone”, de Apple o “Encontrar mi dispositivo”, de Android. Así podrás localizar tu móvil y bloquearlo en caso de pérdida o robo. Existen otras aplicaciones de rescate con funciones extra.
  • Activa la opción cifrado. Si tienes un iPhone o un Android 6.0 o superior, tus datos ya están cifrados. Si no, ve a Ajustes> seguridad>cifrado; deberás poner una contraseña, PIN o patrón, que deberás introducir cada vez que enciendas el smartphone. El proceso de cifrado tarda aproximadamente una hora (hay que tenerlo en cuenta por la batería).
  • Haz copias de seguridad. A veces lo que más duele no es perder el smartphone, sino todo lo que guarda dentro: contactos, fotos, videos… Por eso, OCU recomienda hacer una copia de seguridad del contenido en otro dispositivo cada cierto tiempo Con los móviles Android se puede utilizar la tu cuenta de Google para hacerlo. Si es un iPhone, se puede utilizar iCloud.
  • Intenta localizar el móvil. Con la función GPS de la aplicación de rescate verás en un mapa donde está. Llama a tu número, quizás alguien se lo ha encontrado y quiera devolvértelo. Dependiendo de tu aplicación de rescate, hay otras maneras de contactar con quien tiene tu teléfono: mensajes, alarmas…
  • Llama a tu operador para que bloquee la SIM. Llama a tu operador para que bloqueen la línea. Así nadie gastará tu dinero. Hasta que no lo solicites a tu compañía, responderás por los consumos que pueda realizar el autor del robo, salvo que cuentes con algún seguro que lo cubra.
  • Borra todo lo importante. Con la aplicación de rescate, elimina todo que no quieras que otros vean (emails, fotos, mensajes…), así como las contraseñas y claves de acceso a los servicios que tenga desde el móvil. Estas aplicaciones permiten resetear a distancia, aunque al hacerlo ya no podrán localizar ni seguir a tu teléfono.
  • Denuncia la pérdida. Ve a la comisaría más cercana a tu domicilio y denuncia la pérdida o robo, para eso necesitarás llevar el código IMEI. Ten precaución al redactar la denuncia, pues es fundamental a la hora de reclamar al seguro en caso de que el tuyo lo cubra (antes debes comprobar tu póliza).
  • Inhabilita el móvil. Si ya sabes que no lo vas a recuperar, inhabilita tu teléfono. Para ello deberás llamar de nuevo a tu operador y dar el código IMEI (necesitarás una copia de la denuncia). Al hacerlo, tu móvil ya no podrá usarse con ninguna tarjeta SIM en España (los operadores bloquearan su acceso a la red). Además, OCU recomienda cambiar todas lascontraseñas.

¿Uso fraudulento de tu móvil? La Ley te protege

Si además de tener la mala suerte de perder el móvil, este cae en malas manos y hacen un uso fraudulento con él (por ejemplo, han realizado una compra antes de que lo denuncies) OCU recuerda que la Ley de Servicios de Pago te protege.

Según la Ley, si el móvil almacena los datos de la tarjeta de crédito o de débito o dispone de aplicaciones para el pago, el usuario es responsable de los cargos que le hayan hecho por uso fraudulento hasta un límite de 150 euros. Este límite debería reducirse a 50 euros a partir del 13 de enero de 2018, pero el gobierno ha incumplido el plazo de trasposición de la normativa europea que lo regula, por lo que habrá que esperar a que se apruebe la nueva ley del mercado de servicios de pago para que los consumidores puedan beneficiarse de esta mejora.

En caso de que la entidad no quiera hacerse cargo de las cantidades defraudadas, OCU recomienda reclamar ante el servicio de atención al cliente del banco, y recuerda que algunas entidades financieras ofrecen seguros asociados a las tarjetas con cobertura por uso fraudulento.