Cruz Roja previene de los efectos del calor ante el aumento de las temperaturas

La población infantil, las personas mayores o con enfermedades crónicas y en tratamiento con determinados fármacos son las más vulnerables en la época estival

134

Cuatro provincias andaluzas (Huelva, Sevilla, Córdoba y Jaén) están en estos días en aviso naranja por altas temperaturas ante la llegada de una ola de calor que ha puesto fin al fresco verano que estaba protagonizando el año 2018. Aunque no será la única comunidad española afectada, ya que en gran parte del país se han superado los 40 grados, Cruz Roja Española en Andalucía ha reforzado sus actuaciones en materia de prevención y concienciación ante los efectos del calor. Este no afecta por igual a todas las personas, siendo tres los colectivos más vulnerables: población infantil, menores de 4 años fundamentalmente, personas mayores, especialmente las que viven solas o son dependientes, o con enfermedades crónicas y en tratamiento con determinados fármacos.

Así, con el fin de reducir los problemas derivados de estas altas temperaturas, la Institución
está llevando a cabo en toda Andalucía una campaña de prevención bajo el lema “Yo me protejo ante el calor”, con la que se quieren difundir pautas sencillas para evitar riesgos innecesarios. Entre otras recomendaciones, aconsejan que, estando en el exterior (en la calle, en el campo, etc.), se permanezca en la sombra y con protección ante el sol (gafas, gorras), hidratar el cuerpo con frecuencia y evitar, en la medida de lo posible, la realización de actividades en las horas en las que se registran las temperaturas más altas.

Otros consejos se aplican al ámbito del hogar, donde se debe permanecer en las estancias más frescas y tomar medidas como bajar persianas o toldos en las horas centrales del día para evitar que el sol entre directamente. Por último, en el automóvil no se debe dejar nunca a los más pequeños ni a las personas mayores solos en su interior y con las puertas cerradas sin supervisión y, al mismo tiempo, se recomienda llevar líquidos para la hidratación y prestar especial atención a los cambios bruscos de temperatura al entrar y salir del vehículo.

En este sentido, el voluntariado de Cruz Roja Española en Andalucía ha realizado labores de difusión de información y llamadas telefónicas de concienciación, principalmente a personas de más avanzada edad, para que sigan estos consejos y los trasladen a su entorno directo.

Más recomendaciones estivales

Cruz Roja Española también ha querido compartir en estos días otras recomendaciones entre los ciudadanos para fomentar una verdadera ‘cultura de la prevención’, porque, como recuerdan los expertos, si se adoptaran las medidas necesarias, 8 de cada 10 accidentes se podrían evitar, de lo que se deduce que la imprudencia está presente en más de un 80% de los accidentes de circulación.

Estos consejos inciden tanto en la prevención primaria (evitar que se produzcan accidentes) como en la secundaria (minimizar las consecuencias), y se recogen en la campaña permanente de prevención de accidentes de Cruz Roja ‘En la carretera quiérete mucho’.

Por otro lado, los accidentes en el agua pueden tener repercusiones muy graves, incluso con riesgo para la propia vida. Los ahogamientos y otros accidentes similares pueden evitarse siguiendo unas mínimas normas de seguridad.

  • Báñate, preferentemente, en zonas habilitadas para ello en el horario establecido y que cuenten con un servicio de vigilancia y salvamento.
  • Evita entrar bruscamente en el agua, sobre todo después de haber tomado el sol o haber comido de manera copiosa.
  • Sal de inmediato del agua si adviertes algún síntoma extraño (escalofríos, tiritona persistente, fatiga, dolor de cabeza o en la zona de la nuca, picores, mareos, vértigos o calambres…).
  • No te tires de cabeza en lugares de fondo desconocido. Las zambullidas en el agua son la causa del 6% de las lesiones medulares en España, especialmente entre los varones jóvenes.
  • Vigila en todo momento a los niños que estén cerca del agua, especialmente a los más pequeños, aunque sepan nadar.
  • Presta atención también a las personas mayores.
  • Respeta las banderas de señalización en las playas, así como las indicaciones de los socorristas.
  • Evita bañarte en zonas de riesgo como en ríos de gran caudal, en pozas naturales o bajo cascadas de agua.