Cuando Rajoy pise andalucía…

368

El PP tiene varios problemas: Que quiere ser del todo liberal, pero no puede (cuántos votos perdería), que quiere ser del todo conservador, pero no le dejan (qué gusto ver a Andrea Levy en la manifestación del 7 N)… A esto se le añade que de seguir así podrían poner un busto de Pinocho en la Calle Génova: La deuda más alta que nunca, los pobres más pobres que nunca, menos población activa y el paro sin bajar demasiado, la juventud emigrando…

¿Qué recuperación económica están viendo?

En Andalucía las listas al Congreso del Partido Popular son un canto al jurásico de la política que se disfraza de oda a la experiencia. Las mismas caras de siempre serán nombres en las papeletas que, en realidad, nadie lee, que si cumplen su programa perpetuarán en Andalucía la precariedad industrial. El dato sobre el paro es relativo, siempre depende de quién lo analice, pero si la clave para reducir el paro es que jóvenes con título superior tengan trabajos que no necesitan cualificación es que algo falla.

En primer lugar, porque una graduada en Magisterio lo que debería de hacer es enseñar, es la mejor forma de aprovechar la inversión que la sociedad ha hecho en su educación. En segundo lugar, porque hay personas que han decidido dedicarse, por ejemplo, a la hostelería y, para ello, han estudiado un grado de formación profesional. No sólo estamos perdiendo la oportunidad de ganar una maestra, que falta hace, sino que, además, perdemos el empleo que eligió aquella persona que quiso dedicarse a la hostelería.

Desde esta perspectiva no se ha ganado un empleo, se han perdido el empleo de la hostelera que quiso ser hostelera y la formación que recibiría el alumnado de la que no será profesora.

Que la industria del turismo vaya bien es bueno, por supuesto que sí, innegable, pero basar nuestra economía sólo y exclusivamente en el volátil turismo lo único que garantiza es salir del paso unos meses, y meses ya van demasiados.

Por eso pregunto con qué cara le va a decir Rajoy a Andalucía que estamos mejor, qué palabras le redactarán sus asesores para explicarnos sus planes de futuro. Por otro lado, me preocupa que alguien se lo crea, pero la explicación a eso viene de que la que iba a ser maestra, en realidad, no está enseñando más que la carta y el menú de un chiringuito que podría ostentar aquella que no pudo ejercer de hostelera. Dichoso bucle…