Death note (anime), todo bien, menos Misa Amane

Si obviamos que Misa Amane es insoportable, todo está muy bien. Netflix estrenará su película al respecto el 25 de agosto.

303
Death note. Youtube.

Death note es una propuesta interesantísima. Por mi parte, he visto la serie que, supongo, será peor que el cómic. En cualquier caso, es muy interesante el planteamiento utilitarista que se hace: ¿es bueno poner un cuaderno de la muerte en manos de un “justiciero”?

El argumento es el siguiente, por si alguien todavía no sabe de ello: Hay un tipo muy listo con ganas de jugar a ser dios que se encuentra en una inverosímil casualidad con un cuaderno. Si escribes el nombre de alguien en el cuaderno, muere. Light Yagami, el chico en cuestión, empieza a pensar que si mata a todos los criminales del mundo, el mundo sería más feliz. En la parte contraria del tablero, cómo no, surge su némesis: Otro tipo muy listo. En este caso, un chaval con serias inspiraciones en Sherlock Holmes (pero más japonés). Su nombre es L; su trabajo, capturar al ser que está matando a tanta gente.

Ryuk y Light Yagami. Europa press

A esto hay que sumarle un shinigami (vaya usted a saber cómo se escribe), Ryuk. Un shinigami es un dios de la muerte en la mitología japonesa. En este colectivo de deidades, cada cual tiene su cuaderno de la muerte (su death note, quiero decir) y, en realidad, son intransferibles. Lo que sucede es que Ryuk, como se pueden imaginar, tiene una guasa que, más que japonés, parece de Cádiz. Bueno, más bien del Cádiz que imaginaría un Tim Burton nipón, si se me permite la comparación.

Compré la trama al instante. Cuando pasa eso en la ciencia ficción, te va todo mucho mejor. No te preguntas porqué los ewoks parecen ositos, por ejemplo, ni porqué cae del cielo un cuaderno semejante. La vida es más feliz. Además, la tensión recorre susodicha trama haciendo auténticos terremotos en la estabilidad de los personajes, que viven haciendo funambulismo.

Death note es, por tanto, una serie plenamente recomendable. No merece la pena tenerle miedo a los dibujos japoneses. Si lo tienes, te estás perdiendo una historia muy seria con un trasfondo que no pasa de moda, de hecho, de ello han hablado desde Juvenal hasta Allan Moore, los fans del cómic ya sabés a qué me refiero: ¿Quién vigila al vigilante? ¿Es lícito matar a un dictador que, a su vez, mata a cientos de personas?

…pero no puedo con Misa

Bien, los que no estamos acostumbrados al anime nos encontraremos con un problema: Misa. Misa Amane es uno de los personajes principales en todo este embrollo, no desvelaremos porqué. Eso lo hace aún más irritante. Sencillamente, no la soporto. Ella sí es el típico personaje de anime que tenemos conceptuado. Ese personaje femenino que se pone a gritar cuando ve al chico que le gusta de una manera infantiloide. Por si fuera poco, es manipulada y utilizada hasta los limites de lo saludable. Ni esa personalidad cuadra en esta historia, ni es un ejemplo de nada, ni hay algo que se pueda sacar de un personaje así. Es decir, que sobra.

Veremos una versión de Death note en Netflix

La plataforma internauta ha adaptado la obra de Tsugumi Ohba y Takeshi Obata, esta vez al cine. Los protagonistas serán occidentales.

Como paradigma de a qué atenernos diremos que Willem Dafoe hará de Ryuk, prepárense para una interpretación pedante. Para ese entonces espero haberme leído los cómics. En cualquier caso, tenemos hasta el 25 de agosto para ponernos al día. Esperemos que, al menos en la película, Misa no sea tan así.

Compartir
Fernando Camacho, Politólogo | Columnista en @AndaluciaAlDia y @Secretolivo. Poeta y escritor de relatos y novela.