Desarticulada una organización criminal dedicada a introducir ciudadanos albaneses en Inglaterra

Utilizaban como puntos de salida los Puertos de Santander y Santurce (Bizkaia) o los transportaban vía Canal de la Mancha o atravesando el Eurotunel.

125

La Guardia Civil, en la denominada operación “Almar”, ha desarticulado una organización criminal dedicada a introducir ciudadanos albaneses en Inglaterra, utilizando España como punto de salida. Hay 14 personas detenidas acusadas de presuntos delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, así como por tráfico de estupefacientes, ya que el responsable de la organización adquiría grandes cantidades de cocaína en Holanda, para distribuirla en Cantabria.

Modus operandi

El cabecilla de la organización residía en un domicilio de alquiler en localidad de Piélagos (Cantabria) donde alojaba de forma temporal a ciudadano albaneses, así como en otros de Santander. Tras una corta estancia intentaba “colarlos” como polizones en ferris con salida desde los puertos de Santander y Santurce con destino al Reino Unido. Para llegar a estos barcos utilizaba remolques de camiones que embarcaban con ese destino, forzando sus sistemas de cierre y volviéndolos a cerrar. La entrada en estos remolques se hacía en las propias zonas portuarias o en áreas de servicio en las que sabían que estacionaban camiones con destino a esos ferris, aprovechando la oscuridad de la noche.

En ocasiones cambiaban los remolques de camiones por el traslado en autocaravanas de alquiler. Contaban con un grupo de conductores de de nacionalidad española, que escondían a los ciudadanos albaneses en las autocaravanas y los conducían por carretera desde Cantabria a Francia para llegar al Canal de la Mancha y embarcar en la línea de Ferri Calais-Dover o atravesar el Eurotúnel.

Este sistema fue abortado en dos ocasiones en enero de este año, uno en el puerto de Santurce y otra en territorio inglés con tres albaneses en el interior de la autocaravana.

Los ciudadanos albaneses que conseguían llegar a Inglaterra pagaban a la organización cantidades que podían llegar hasta los 6.000 euros. Una parte era abonada antes de abandonar España en concepto de alojamiento y transporte, y el resto mediante giros bancarios una vez llegaban a Inglaterra. Estos pagos no los recibía directamente el cabecilla de la organización, sino que utilizaba a otros integrantes de la misma como receptores, por lo que podría existir otro supuesto delito de blanqueo de capitales, al fraccionar las operaciones y alternar las personas que recibían los mismos, intentando eludir el control de este dinero.

Ocho intentos de llegar a Inglaterra

El ciudadano albanés considerado cabecilla de la organización había intentando en ocho ocasiones acceder de forma clandestina a Inglaterra en los años 2016 y 2017. Finalmente decidió afincarse en Cantabria y continuar con su actividad delictiva.

Las investigaciones pusieron al descubierto que estaba estudiando trasladarse temporalmente a Holanda para continuar con estas actividades ilícitas, al considerar que en ese país había menor vigilancia policial. También se detectaron varios viajes esporádicos en los que, además, adquiría cocaína que después distribuía desde Cantabria con ayuda de algunos de sus colaboradores.

Se han realizado dos registros, uno de ellos en la vivienda de Piélagos donde se detuvo a cuatro ciudadanos de Albania, entre los que estaba el cabecilla. Además, en ese momento, se encontraban en el domicilio otros dos albaneses que estarían esperando para acceder a algún ferri de forma clandestina.

El otro registro se efectuó en una vivienda en la localidad cántabra de Hoznayo, donde vivía un ciudadano marroquí que sería quien “gestionaba” la droga. También se detuvo a otras dos mujeres, una natural de Colombia y otra de España. En esta vivienda se intervinieron unos 17 kilos de hachís, cerca de 300 gramos de cocaína con la que se podrían haber puesto en circulación más de 1.000 dosis de esta sustancia, casi 60 gramos de metanfetamina y una balanza de precisión.

En los registros también se encontró numerosa documentación que está siendo analizada como certificados de giros bancarios relacionados con Inglaterra, Albania y otros países europeos, así como agendas con diversa contabilidad. También han sido intervenidos varios ordenadores portátiles, cámaras fotográficas, y diverso material electrónico.

El resto de las detenciones se fueron realizando en Santander, Arnuero, San Mames de Meruelo y Cicero. De los 14 detenidos, 9 son hombres y 5 mujeres de edades comprendidas entre los 19 y 51 años. Cuatro de ellos son naturales de Albania, entre los que se encuentra la cúpula de la organización, 7 son españoles, 2 son de Marruecos y otro es de Colombia. También han sido puestos a disposición de la Policía Nacional a una mujer y dos menores naturales de Albania, para la instrucción de expediente de expulsión por encontrarse en situación ilegal en territorio Español.

La operación ha estado dirigida por el Juzgado de Instrucción nº dos de Santander, quien decretó el ingreso en prisión de cuatro de los detenidos, quedando el resto en libertad con cargos, y con medidas de restricción y control judicial.