Desarticulada una organización especializada en el fraude del “falso romance”

Engañaban a sus víctimas a través de una conocida red social, haciéndose pasar por alguien que pretendía mantener una relación sentimental.

67
Fraude del falso romance

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización especializada en el fraude del falso romance que llegó a estafar 2.100.000 euros. La Policía Nacional ha localizado hasta el momento seis víctimas en Suiza, Australia, Bélgica y Suecia. Engañaban a sus víctimas a través de una conocida red social, haciéndose pasar por alguien que pretendía mantener una relación sentimental pero, una vez ganada su confianza, les solicitaban diferentes ingresos con todo tipo de pretextos.

También utilizaban la modalidad de cartas nigerianas, que consiste en enviar cartas de forma indiscriminada en las que explican a las posibles víctimas que para cobrar una herencia de un familiar lejano deben transferir previamente una cantidad de dinero. Han sido arrestadas 26 personas en Valencia, entre ellas los tres cabecillas y 23 mulas captadas por la organización con el objeto de abrir cuentas bancarias, o recibir en las suyas propias los traspasos de los timados. Además se ha localizado un laboratorio de falsificación de tarjetas bancarias y se ha intervenido 29.000 euros en efectivo en los cuatro registros realizados.

Las investigaciones se iniciaron a finales del pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de una serie de operaciones sospechosas gracias a la comunicación del departamento de seguridad de una entidad bancaria. Este banco había observado transferencias internacionales que parecían sospechosas desde varios países como EEUU, Suiza, Suecia, Colombia y Finlandia, entre otros. Gracias a esta información, los agentes localizaron a las primeras víctimas de una organización especializada en las estafas. Estos agraviados residían en Suecia y Bélgica y habían sido engañados siguiendo la modalidad del falso romance.

Utilizaban mulas para los ingresos

Las primeras pesquisas dieron su fruto al identificar a los titulares de las cuentas corrientes -denominados mulas- en donde las víctimas habían realizado una serie de ingresos que posteriormente eran reintegrados a los cabecillas de la organización. Los muleros son personas integrantes de la organización situadas en la base de la pirámide, su trabajo consiste en abrir cuentas bancarias a su nombre o bien ceder sus propias numeraciones bancarias a personas situadas dentro de la organización a cambio de una pequeña remuneración económica.

En marzo de este año se localizó una tercera víctima en Suiza, también estafada por medio del falso romance, que fue captada y embaucada a través de una red social y que llegó a realizar varios ingresos por unos 140.000 euros. Unos meses más tarde se detectaron nuevas víctimas australianas y suizas residentes en sus países, esta vez captadas por la modalidad de la falsa herencia. Posteriormente fue localizada una nueva víctima en Suiza, engañada por un varón, captada a través de otra web de citas.