Desarticulada una red dedicada a concertar parejas de hecho y matrimonios de conveniencia

Los responsables del grupo desarticulado llegaron a cobrar hasta 8.000 euros al inmigrante irregular por unión, ofreciendo a los españoles y comunitarios interesados en realizar el fraude entre 3.000 y 4.000 euros.

150
Matrimonios de conveniencia

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en la provincia de Almería una red organizada dedicada a concertar matrimonios o parejas de hecho entre ciudadanos extranjeros y nacionales españoles o comunitarios con la intención de regularizar su situación administrativa en España. Han sido detenidas 31 personas de diversas nacionalidades, entre los que se encuentran los máximos responsables de la trama que llegaron a cobrar hasta 8.000 euros. Los miembros de la organización actuaban como intermediarios entre el extranjero interesado en regularizar su situación y el español o comunitario a quien ofrecían la cantidad de 3.000 o 4.000 euros por llevar a cabo el fraude.

Las investigaciones se iniciaron en diciembre de 2017, al detectarse que algunas parejas formadas por ciudadanos españoles o comunitarios con extranjeros irregulares, acudían a la Delegación Territorial en Almería de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía para realizar la inscripción en el registro de parejas de hecho, presentando documentos falsos e incurriendo en numerosas contradicciones y errores que claramente indicaban que se trataba de parejas fingidas.

Intermediarios en las uniones

La organización criminal ponía en contacto a ciudadanos extranjeros principalmente de nacionalidad marroquí y pakistaní que deseaban regularizar su situación administrativa en España, con españoles o ciudadanos de pleno derecho de la Unión Europea para celebrar matrimonios o parejas de hecho mediante compensación económica.

Los integrantes de la trama cobraban unos 8.000 euros, de los cuales, entre 3.000 y 4.000 euros, eran entregados a la persona comunitaria con la que contraían matrimonio o inscripción de pareja de hecho y otras cantidades a otros integrantes, como propietarios de viviendas que autorizaban al empadronamiento fraudulento. La celebración de estas uniones de conveniencia, también conocidos como “matrimonios blancos”, permitía a los extranjeros que se encontraban en nuestro país, bien por encontrarse disfrutando de un permiso legal de estancia temporal o por haber entrado ilegalmente en territorio nacional, hacerse con la tarjeta de residencia de familiar ciudadano de la unión, regularizando así su situación en España a todos los efectos.

Modus operandi

El modus operandi utilizado consiste en la elaboración de los expedientes para realizar los enlaces aportando los documentos requeridos por la administración, en la mayoría de los casos falsos, la presentación de las solicitudes ante un notario para realizar las constituciones de pareja de hecho con el fin de evitar las entrevistas personales realizadas en la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y la presentación de los expedientes matrimoniales ante el registro civil.

Los integrantes de estas parejas concertadas no se conocen anteriormente y no tienen que convivir posteriormente a la inscripción de la unión de hecho, llegando incluso a acordarse previamente que una vez transcurrido un plazo mas o menos razonable, alrededor de un año, solicitar la baja de la inscripción en el caso de las parejas de hecho o el divorcio en el caso de matrimonios.

La homogeneidad de los casos permitió la desarticulación de la organización delictiva

En las primeras pesquisas, los investigadores pudieron identificar a varios integrantes y responsables de la trama delictiva, deteniendo en un primer momento a 14 personas españolas y extranjeras y que con el avance de las investigaciones tenían varios nexos en común, como el hecho de que los principales responsables, dos abogados que regentan un despacho profesional en la localidad de El Ejido y otra persona responsable de un locutorio en la ciudad de Almería, contaban con varios colaboradores que eran los que captaban por un lado a extranjeros irregulares, necesitados de conseguir su regularización a cualquier precio y por otro a ciudadanos comunitarios interesados en conseguir de forma rápida y fácil una buena cantidad de dinero.

Una vez puestos de acuerdo para simular una convivencia de pareja análoga a la conyugal, los dirigentes – abogados- y colaboradores-, les indicaban los pasos a seguir, preparándoles los trámites y documentación necesaria e incluso llegando a acompañarlos a los organismos oficiales.

Se da la circunstancia de que muchos de estos ciudadanos extranjeros irregulares cuentan además con antecedentes por delitos graves, llegando incluso uno de ellos a inscribirse con una persona extrajera que se encontraba cumpliendo condena en prisión.

Hasta el momento han sido detenidas 31 personas de distintas nacionalidades quienes han pasado a disposición judicial acusados de los presuntos delitos contra los derechos de los ciudadanos extranjeros, favorecimiento de la inmigración ilegal y falsedad documental. La investigación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.