Diputación colabora con ACNUR para que 625 refugiados sirios encuentren un alojamiento digno en Líbano

516
Andalucía al Día, Convenio ACNUR para asistencia a refugiados sirios en Líbano

El presidente de la Diputación Provincial de Jaén, Francisco Reyes, ha firmado esta mañana un convenio de colaboración con Esperanza Belmonte, de la Asociación España con ACNUR –la Agencia de la ONU para los Refugiados–, para dar asistencia a refugiados sirios en Líbano, un acuerdo que se traducirá en que 625 exiliados de esta nacionalidad encontrarán un alojamiento digno en este país. El objetivo de este convenio, según ha detallado Reyes, es “contribuir a la mejora de las condiciones de vida de los refugiados sirios que se están enfrentando a situaciones infrahumanas”.

A través de este acuerdo, “queremos colaborar con ACNUR en la realización de un proyecto para proporcionar vivienda digna a parte de la población siria que reside en la zona sur del Líbano”, ha añadido el presidente de la Diputación, quien ha aclarado que “se trata de mejorar y rehabilitar, en esta zona del país, edificios que en muchos casos están sin terminar y no cumplen unas condiciones mínimas de habitabilidad”. Este proyecto permitirá, como ha incidido Francisco Reyes, “facilitar un alojamiento adecuado a un total de 625 refugiados sirios y, con ello, contribuir a favorecer su integración social, porque una vivienda digna es imprescindible para que estas personas puedan residir en un entorno favorable y adecuado para su desarrollo y el de sus familias”

Para materializar esta iniciativa, la Diputación aportará un total de 35.000 euros, una partida que se suma a la línea de colaboración que desde hace 13 años la Administración provincial viene manteniendo con ACNUR. Esta cooperación se ha traducido a lo largo de este periodo de tiempo en una aportación económica cercana a los 430.000 euros, según ha informado Reyes, con la que “hemos apoyado proyectos dirigidos a mejorar las condiciones de vida de refugiados en Afganistán, Sierra Leona, Congo o Sudán, países fuertemente castigados por conflictos bélicos como el que está viviendo ahora Siria”.

El convenio suscrito entre la Corporación provincial y la Asociación España con ACNUR no es la única colaboración que en materia de cooperación internacional ha realizado la Diputación para paliar la precaria situación en la que se encuentran los refugiados sirios. “En breve materializaremos otra ayuda, de 50.000 euros, para un proyecto de Cruz Roja dirigido a la mejora de la asistencia sanitaria de este colectivo y también de refugiados palestinos en el sur del Líbano”, ha anunciado Reyes.

En esta línea, el presidente de la Administración provincial ha enfatizado que “en este periodo de dificultades económicas hemos incrementado nuestro esfuerzo en materia de cooperación internacional, porque entendemos que se puede compaginar la atención a las necesidades de las personas que están al lado con las que están a muchos kilómetros de distancia”. Para Francisco Reyes, la situación de los refugiados sirios “es algo que avergüenza a muchos españoles y europeos y demuestra que no es una prioridad para los gobiernos”. “Los vecinos preguntan a sus alcaldes qué están haciendo por estas personas, y hasta 31 municipios jiennenses han ofrecido recursos, igual que la Diputación, para ayudar en la acogida de estos refugiados en nuestra provincia, pero por ahora no se concreta una solución adecuada que ayudaría a hacer más Europa”, ha apostillado Reyes.

Por su parte, la representante de la Asociación España con ACNUR ha dado las “gracias a la Diputación por su apoyo durante estos 13 años, por su compromiso con la población de algunos de los países más pobres del planeta donde se producen conflictos”. Esperanza Belmonte se ha mostrado partidaria de “acabar ya con el conflicto sirio, que ha provocado que más de 5 millones de personas hayan tenido que abandonar su país y otros 7 millones vivan en condiciones infrahumanas, estando permanentemente asediados”. Esta contienda ha hecho que “países como el Líbano, que han acogido a muchos refugiados, se encuentren en una situación complicada, ya que una de cada cuatro personas que viven allí son ahora mismo exiliados”, y esa coyuntura “no se puede prolongar mucho más, de ahí que con este proyecto también queramos ayudar a la población libanesa porque su solidaridad puede llegar a su límite”.