DistrictHive, un nuevo modelo de negocio turístico a la venta para hoteles y resorts

330

Un concepto turístico novedoso y rompedor que ya se puede disfrutar en Gorafe (Granada), pero también, un modelo único que otros hoteles, resorts o inversores privados pueden comprar para ampliar su oferta de alojamientos en espacios singulares y bellos de cualquier punto del planeta. Son las dos caras del recién nacido DistrictHive® (www.districthive.com), un proyecto vanguardista que aspira a cambiar el concepto actual que tenemos del hospedaje de lujo para viajeros que buscan la experiencia de una total desconexión del exterior, a través de una profunda inmersión con el entorno.

El podtel (hotel cápsula) DistrictHive, creado por la empresa Districthive LDA, con sede en Portugal, y un equipo internacional de arquitectos, interioristas e ingenieros, es el primer módulo 100% autosuficiente y autónomo que ha sido diseñado precisamente con ese fin: el de poder ofrecerse como un producto de turismo de lujo completamente terminado. Se trata de una construcción totalmente industrializada que se ofrece “llave en mano”, se transporta a cualquier punto del planeta y, una vez instalada, está lista para usarse.

Acaba de nacer una forma revolucionaria de entender el negocio hotelero y turístico de una forma sostenible, ecológica, responsable y multidisciplinar sobre el que ya han mostrado interés varios empresarios e inversores internacionales.

¿Qué incluye el podtel y que implica su instalación?

Toda la tecnología y dispositivos que contiene este podtel vienen instalados y preparados para ser usados. El formato utilizado es el de un contenedor de 45 pies para que pueda ser fácilmente desplazado en camiones. La estructura de acero ha sido calculada para hacer viable su transporte de un lugar a otro y ofrece una gran solidez al conjunto. El podtel no toca el suelo sobre el que se asienta, no tiene cimentación ni requiere de ningún tipo de canalización, ni tuberías, ni saneamiento. El sistema de apoyo desarrollado cuenta con 6 patas que, a modo de nave espacial aterrizada en Marte, se posan sobre el terreno.

La edificación es un pequeño módulo de 35m2 dividido en varios espacios: un cuarto de baño, una cocina-estar-comedor, un dormitorio (una cama doble y otra doble oculta), armarios modulares multifuncionales y estanterías, y un pequeño y necesario cuarto de instalaciones donde se concentran todos los equipos técnicos. El podtel cuenta también con una terraza abierta para poder observar las estrellas. Además, todo el mobiliario, espacios de almacenaje, paredes y acabados, han sido realizados con máximo detalle y cuidado para que el resultado final fuera de diseño, buscando una intencionada imagen de lujo y calidez.

La construcción ha buscado una máxima eficiencia a nivel térmico ya que, contando con espesores delgados de paredes y grandes superficies de vidrio, se ha trabajado como una envolvente térmica sin puentes térmicos, donde ha primado las soluciones encaminadas a resolver detalles complejos para garantizar el máximo confort.

Un producto turístico que apuesta por la IA

La automatización y el uso de las nuevas tecnologías son algo fundamental para el desarrollo del podtel. Una App móvil controla todos los dispositivos y ofrece información sobre los niveles de energía restantes, la producción solar, temperatura, calidad del agua, producción de agua… También se controla así, entre otras cosas, la apertura de puertas, el olor interior, la iluminación, el sonido, la TV, la compra de comida y bebida bajo demanda, o la temperatura. Todo desde esta App, llamada “DISTRICTHIVE”: www.districthive.com/app.php

La cápsula está controlada por una Inteligencia Artificial, llamada “Hivemind”. Se ha construido un sistema propio y placa base que monitoriza todos los sistemas y el consumo de energía. Es intuitivo y ayudará a los huéspedes durante toda su estancia para garantizarles una experiencia de alta tecnología y conexión, mientras se relajan y disfrutan de los maravillosos paisajes en absoluta privacidad.