El documental ‘Rodar en andaluz’ vive su estreno nacional en la Seminci

El largometraje que dirige Eduardo Trías y produce Pedro Pinzolas se exhibirá los días 25 y 26 de octubre, en el marco del ciclo DOC. España de la Semana de Cine de Valladolid

416

Este martes, 25 de octubre, la sala 4 de los Cines Broadway acogerá el primer pase del largometraje documental ‘Rodar en Andaluz’, de Eduardo Trías, en el marco del ciclo DOC. España 2016, prestigiosa sección que la Semana Internacional de Cine de Valladolid (SEMINCI) dedica exclusivamente al documental español. La cinta producida por Pedro Pinzolas narra una historia necesaria y sorprendente del cine producido en Andalucía durante la transición política española y muestra el auge de la cultura cinematográfica andaluza entre 1975 y 1980, un auténtico fresco que traza el semblante emocional de una importante generación de pioneros cuyas obras audiovisuales cargaron de significado una época clave para el cine andaluz y el séptimo arte del país. Además del 25, a las 10h, en pase oficial fuera de concurso, el documental podrá verse también el miércoles 26, a las 22h.

“Es la primera vez que se va a ver oficialmente el documental fuera de Andalucía. ‘Rodar en Andaluz’ se hizo principalmente para mostrar y descubrir a quien no lo conozca el inicio del cine independiente en Andalucía”, describe Trías. “Nuestra intención es claramente divulgativa y también de testimonio para estudiantes, investigadores y curiosos en general, del inicio de un sector audiovisual, actualmente pujante y muy presente a nivel nacional e internacional”, destaca. El realizador apunta, además, que su tratamiento narrativo da a entender “cómo nacen distintas manifestaciones artísticas y creativas audiovisuales en un territorio donde no había tejido industrial que las apoyara, sólo guiados por el amor al cine y por la pasión por comunicar en ese medio”.

Este trabajo, que ha recibido la participación de Canal Sur TV, la Consejería de Cultura de la Junta, la Fundación Cajasol, la Obra Social La Caixa, cuenta también con el apoyo de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE).

Historia detallada

En paralelo a lo ocurrido a nivel estatal, durante los años de la transición política Andalucía experimenta un despertar cultural manifestado abiertamente en todas las facetas creativas y de negocio del mundo del cine (producciones, encuentros y festivales, cineclubs…). Este panorama de nuevas libertades recién adquiridas impulsó el lanzamiento de los primeros rodajes de jóvenes cineastas andaluces cuyo doble objetivo era escapar y criticar el tópico y la búsqueda de nuevos lenguajes. Con el cine europeo como referencia, estos largometrajistas, documentalistas y cortometrajistas fueron el origen de imágenes primigenias que describían y analizaban la realidad mediante estilos y propuestas diferentes a los impuestos hasta el momento.

Así, a partir de la segunda mitad de los años setenta surgen directores, productores y animadores culturales, y Andalucía se convierte en un “insólito caldo de cultivo para todo tipo de géneros y experiencias cinematográficas, arriesgadas, fallidas, brillantes, experimentales, populares…, pero en todo caso pertinentes y muy interesantes por lo que tienen de lucha cultural y política, de signo y marca de una época irrepetible”, señala Pedro Pinzolas.

A lo largo de la pieza, de 60’ de duración, nombres como Carlos Taillefer, Juan Sebastián Bollaín, Manuel Alcalá, Nonio Parejo, Juan Manuel Calvo, Javier Ramírez, Paco Periñán, José Moreno Portales, Gonzalo García Pelayo, Esteban Gallego, Antonio Gonzalo, Rafael Utrera, José Luis Ruíz, Julio Diamante y muchos otros, explican cómo fueron aquellos combativos años en los que, en muchas ocasiones, era más importante el propio sentimiento del rodaje, independiente y libre, que el resultado final: estar vivo significaba vivir rodando.

Además de acercar a los protagonistas que hace más de 40 años pusieron las bases del cine hecho en Andalucía, la obra producida por LV Media hace también una semblanza de la eclosión de los llamados Cine Clubs y de los Festivales en la Comunidad Andaluza, unos auténticos foros de debate cinematográfico entre los que destacaba el mítico Cine Club Vida (Sevilla), impulsado por los jesuitas, o el Festival Alcances.