Don Giovanni y Pulcinella reúne a los más pequeños en el teatro

Los niños se lo pasaron pipa en el montaje de Teatro el Finikito.

1292
Escena de Don Giovanni y Pulcinella, de Teatro del Finikito. Página Oficial.

No negaré que me enviaron a ver la obra y yo pensaba que iba a ver al Don Juan italiano (ya saben: a un tipo le gusta seducir, encuentra a una dama que no gusta de ser seducida, pero el otro está empeñado y le da mucha parla), me sorprendí cuando entré y estaba aquello lleno de pequeñajos gritando y requetegritando. Lo primero porque no es normal que haya gente gritando en un teatro; lo segundo porque no es normal ver a niños por allí. Cuánto me sorprendería al conocer que, en realidad, había acudido a ver un espectáculo de títere dirigido “a mayores de cinco años”.

En cualquier caso, allí estaba yo siendo crítico de teatro para reseñar una obra. Hay veces teatro-finikitoque tenemos que quitarnos de en medio y ver qué hace el público al que la obra se dirige, y los niños se reían. Fue hermoso comprobar que, en cierto momento, los niños y las niñas que por allí estaban abandonaron sus butacas y fueron a sentarse justo en frente del escenario ante la seriedad de los viejunos que, como servidor de ustedes (supongo), habían ido a una obra “para mayores”. Había cierta poesía en eso de que los niños se pusieran a la vanguardia a disfrutar de la obra que Teatro del Finikito estaba haciendo.

Pues eso, ¿se rieron los niños? Sí. ¿Entendió el público infantil la obra? De sobra. Pues ya está, crítica hecha. La muchachada se lo pasó genial y el resto nos reíamos por la inercia. Muchas veces sucede que los mayores no entendemos que hay cosas que no tienen por qué tener lógica, ni sentido, simplemente son graciosas, la compañía logra eso mediante juegos visuales y ridiculizaciones de los personajes. Es terriblemente complicado, en primer lugar, porque hay una línea muy pequeña en la que los renacuajos se ríen no se sabe si por tu ridículo o porque les haces reír de verdad; esta vez es lo segundo. En segundo lugar, es complicado porque para hacer reír a un niño primero tienes que pensar como él y romper todo lo ilógico que nos puede parecer su razonamiento: Un niño no tiene porqué no creerse que Peter Pan vuela, como no tiene porqué creerse que la gravedad existe.

Lo dicho, que qué más puedo decir: Los niños se lo pasaron pipa, yo les veía reírse y me reía con ellos.

…Bueno, sí, sí que se puede. Seguramente el espectro artístico del espectáculo infantil no esté reconocido por la gran masa cultural, no obstante, si en el futuro hay gente en el teatro seguramente sea porque hoy existen compañías que le hablan a las y los pequeñajos, ergo: Gracias por adelantado.

Ficha técnica y artística:

Intérpretes y manipuladores:

EVA DEL CAMPO Rosetta. Manipuladora de: Don Juan, Doña Isabella, Tisbea, Rosetta, Doña Ana de Ulloa, gallo.

DAVID SANZ Puchinela. Manipulador de: Pulchinela, Rey de Nápoles, toro, Marqués de la Mota, Comendador Ulloa, Comendador muerte, Rey de Castilla.

Banda sonora: David Sanz

Música: Gaspar Sanz, A. Kircher, M. Nascimento, Mozart, tradicionales españolas y napolitanas.

Vestuario: Pedro Salgado

Talla Títeres: Javier Díaz Pintor

Policromado títeres y Pintura escenografía: Prestell

Escenografía y atrezzo: TAMAL

Máscaras: Stefano Perocco

Iluminación: Krish Otero

Fotografías: Luis M. Del Campo

Texto: Eva M. del Campo y David Sanz sobre textos de Tirso de Molina, A. Perrucci, A. Passanti y otros textos sobre el mito de Don Juan

Dirección artística: E. del Campo y D. Sanz

Producción: El Teatro del Finikito, con la colaboración del Ministerio de Educación y Cultura y la Consejería de E. T. y Cultura de la Comunidad de Madrid,

Dirección: David Sanz

Agradecimientos: Gaspare Nasuto y Marco Mantovani