“La tierra de las oportunidades cada vez huele más a azufre”

936

“ Non mirando a nuestro daño,
corremos a rienda suelta
sin parar;
desque vemos el engaño
y queremos dar la vuelta
no hay lugar.” Jorge Manrique

 

El pueblo estadounidense ha hablado y el resto del planeta se estremece. Donald Trump es el cuadragésimo quinto Presidente de los Estados Unidos de América.

Probablemente cuando nos imaginamos al votante de Trump, proyectamos a un ‘yankee’ de edad avanzada extremadamente conservador, tal vez veterano de guerra, racista y machista. Aunque es muy cómodo realizar esta conclusión, sería cuanto menos inexacta. Muchos votantes de Trump le han regalado su apoyo fundamentalmente por asegurar un ‘gobierno del cambio’ y de antiglobalización, por eso, alguien con un discurso radical, proteccionista y firme puede sonar bastante convincente. La pregunta es, ¿qué tipo de cambio es el que traerá el Berlusconi de Norte América?

Como Reagan, Donald Trump repetía “Let’s make America great again”. Aunque sus formas para volver a hacer América grandiosa sean para algunos de nosotros difíciles de respetar, la democracia le va a dejar levantar muros, facilitar aún más la compra de armas, e incluso le va a permitir prohibir (por lo menos temporalmente) la entrada de musulmanes a territorio americano…

En efecto, la tierra de las oportunidades huele cada vez más a azufre.

Por otro lado, podemos concluir que el resultado de estas elecciones manifiesta también un claro rechazo al establishment americano. Uno de los puntos más débiles de la candidata demócrata Hillary Clinton fue, sin duda, estar directamente conectada con la ‘casta’ de los Estados Unidos. Sin embargo, Donald Trump, a pesar de su alta posición económica, se mostró como un tipo cercano y capaz.

Incluso a un ser que deshumaniza a personas por sus creencias religiosas, arrancándolas el derecho de entrada a un país, se le ha llegado a considerar más cálido que a la demócrata.

Hablando de calidez y teniendo en cuenta que EE.UU. ya es responsable del 40% de la ‘deuda’ climática mundial, ¿qué medidas tomará Donald Trump con respecto al cambio climático? Como ya he mencionado anteriormente, allí va a oler cada vez más a azufre, pues esta cifra sólo podrá aumentar durante los próximos 4 años; el nuevo Presidente republicano considera que el cambio climático es un mito, es una farsa. Además, no siendo suficiente con semejante burrada, también ha propuesto eliminar la Agencia de Protección del Ambiente y sus regulaciones, puesto que dificultan el funcionamiento de las empresas.

Podemos decir que Trump ha roto la tradición republicana en cuanto a las Relaciones Internacionales; y es que el Presidente se ha acercado a Rusia y e incluso ha afirmado públicamente que tiene una buena relación con Vladímir Putin y que intentará por tanto acercar posturas con la Federación Rusa para beneficio mutuo. Siguiendo su discurso anti islamista, propone apoyar ciegamente a Israel como aliado fundamental en la región y se adscribe al rechazo del acuerdo con Irán como ya han defendido los Republicanos en los últimos años.

En materia de Seguridad Nacional, Donald Trump ha sido muy claro, “Si no nos ponemos duros, no tendremos nuestro país de vuelta jamás” subrayaba el magnate durante su discurso sobre la Seguridad Nacional en el estado New Hampshire.

Inmigración musulmana y terrorismo es algo que al Presidente le ha costado diferenciar (como a muchos); de nuevo, y muy a nuestro pesar Donald Trump considera que no es cuestión de seguridad si no cuestión de calidad de vida. Con él en la Presidencia, no se permitirá la entrada a esas miles y miles de personas que desde su perspectiva comparten principios con asesinos salvajes.

Donald Trump, será investido como Presidente de los Estados Unidos de América el próximo enero de 2017, y como dijo Noam Chomsky hace unos días en Barcelona, “el modo en que mucha gente muestra su enfado, está adoptando formas a veces bastante peligrosas […]

Hay mucho por lo que estar preocupado