Dos apuntes

179
Foto Europa Press

Parece que la izquierda oficial de este país, sigue un tanto a la deriva, o nadando entre dos aguas, como se prefiera. Las medidas de don Pedro Sánchez dan lugar a pensar eso: que no tiene diáfanos los postulados ni el terreno que pisa. Tal vez sea por falta de claridad de las ideas, o de no coincidir con la ideología socialista, al menos con la tradicional ideología socialista que dice profesar.

Vayamos por partes: eso de acoger inmigrantes está muy bien, es una postura que dice mucho del sentido humanitario, obligación de todos los gobiernos europeos, sean de izquierdas o de derechas. (Nuestra repulsa al neo nazi ministro italiano). Y por ello merece un aplauso cerrado y atronador. No estaría mal que hiciera lo mismo con los que nos llegan en pateras a Andalucía, aunque no mande a los medios de comunicación; no nos importa que no salga en la TV como se les entregan mantas, calzado, ropa y algo de comida. Lo importante es que se haga y que no se colapsen, día si y día también, los centros de acogidas andaluces, los polideportivos de nuestros pueblos y los almacenes municipales. Lo dicho: que también se atiendan como se ha hecho con los llegados a Valencia, a los que llegan a nuestra Andalucía.

Otro tema: la subida del gasoil. Sin duda es imprescindible el aumento de la recaudación. Lo que pasa es que si antes lo progresista eran los impuestos directos y lo retrógrado eran los impuestos indirectos, no se entiende que ahora se aplique subida a los impuestos indirectos, en este caso al gasoil. Combustible por cierto utilizado por muchos currantes para ir a trabajar y por muchos autónomos para ganarse la vida. Menos, bastante menos utilizado por los grandes empresarios a los que no les importa llenar el depósito de gasolina aunque les cueste 50 euros más. No estaría mal que en lugar de subir el gasóil, se subiera el impuesto a los vehículos de lujo, a la joyería y a los yates, por citar algunos ejemplos. Porque subir el impuesto de sociedades a las grandes empresas es un sueño que no será capaz de acometer ni el Sr. Sánchez ni su sucesores: no hay redaños (lo de los atributos masculinos preferimos no utilizarlo porque suena un tanto borde). ¿Será capaz el Sr. Sánchez de EXIGIR a los bancos que devuelvan lo que se les prestó, esos 63.000 millones que el Sr. Montoro dio por perdidos? ¡Está claro!, es más fácil subir el gasóil.

La bajada del IVA al cine, no nos engañemos, es más simbólica que efectiva, ya que su repercusión no debe influir mucho en las arcas públicas. Eso sí, de cara a la galería queda muy bonito eso de bajar el IVA al cine, es muy “progre”. Ya puestos, no estaría mal que bajara el impuesto de la luz, la que pagan los ciudadanos.

Da la impresión, insistimos, de que o el Sr. Sánchez ha perdido un tanto el norte, o que anda más despistado que un caracol en un espejo. Porque preferimos no pensar que se ha olvidado que pertenece y representa a un partido que en sus siglas lleva una S y una O. Tal vez le vendría muy bien al flamante Presidente del Gobierno releer el “catecismo”.