Detenido por el atropello a un menor mientras conducía bajo los efectos del alcohol

En controles conjuntos de Policía Nacional y Policía local se realiza otra detención, tras una persecución incluida, por triplicar la tasa legal y portar hachís

601
Andalucía al Día, Policía Nacional

La Policía Local de Alcalá de Guadaíra ha detenido este fin de semana a dos personas acusadas de delitos contra la seguridad vial, que superaban con creces la tasa de alcoholemia permitida y en que, incluso, en uno de los casos provocó el atropello de un menor de edad.

La Delegación municipal de Gobernación ha matizado que se están intensificando los controles de alcoholemia en la ciudad con carácter preventivo, siempre con la idea de mejorar la seguridad vial y evitar accidentes de circulación derivados del exceso en el consumo de alcohol y sustancias prohibidas, que pueden ser tan peligrosas no sólo para la seguridad del consumidor, sino también para el resto de los ciudadanos, como muestra este atropello.

Los hechos ocurrieron el pasado día 23 cuando una furgoneta atropelló a un menor en la Avenida de la Constitución, siendo el herido trasladado al Hospital de Valme aunque, afortunadamente, siendo diagnosticado con lesiones que no revestían gravedad.

El accidente ocurrió sobre las 18 horas y los agentes trasladados al lugar de los hechos detectaron, en el proceso de la realización de las diligencias correspondientes, un fuerte olor a alcohol en el conductor de la furgoneta. La prueba de detección de alcoholemia arrojó un resultado muy superior al permitido y establecido en el código penal para la determinación como delito de este tipo de conductas.

Unas horas antes, en un control preventivo realizado por la Policía Local y La Policía Nacional conjuntamente, desarrollado en el marco de los acuerdos establecidos en la última Junta Local de Seguridad Ciudadana, también se detuvo a otra persona que triplicaba la tasa de alcohol permitida y que, además le fue incautado hachís.

Levantó sospechas en los agentes el hecho de que un Audi A-4 color negro, a la altura de la Plaza de los Calderones, realizara un giro extraño en dirección prohibida al percatarse del dispositivo policial. Ello provocó una persecución y su interceptación por parte de la Policía Nacional en las inmediaciones. La Policía Local procedió a inmovilizar el vehículo dentro de las diligencias para la seguridad del tráfico, interviniéndosele igualmente hachís, por lo que se dio conocimiento a la Subdelegación del Gobierno por infracción de la Ley de seguridad Ciudadana.

Desde el Ayuntamiento se ha vuelto a valorar muy positivamente la labor de coordinación entre ambos cuerpos de seguridad en operativos conjuntos, suponiendo un valor añadido a las actuaciones en pro de la seguridad de los alcalareños.