El acceso a la cultura y el ocio “un lujo” para los andaluces

EAPN – A presenta su campaña ‘La Pobreza Invisible’ con el objetivo de visibilizar la pobreza que el ciudadano no percibe

494
Andalucía al Día, ocio

La Red Andaluza de lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-A) presenta la campaña ‘La Pobreza Invisible’, una iniciativa de sensibilización, capacitación e incidencia política con el objetivo de visibilizar aquella pobreza que la ciudadanía andaluza no percibe. La cultura, el ocio, las emociones, las condiciones de la vivienda y el acceso a las TIC’s son algunas de las realidades a tratar a la hora de hablar de la pobreza invisible.

En España, la tasa de riesgo de pobreza o exclusión social es de 29,2% y en Andalucía asciende a un 42,3%, es decir, cerca de la mitad de la Comunidad Autónoma (3,5 millones de andaluces), según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE, en 2014). Pese a ello, solo el 26% de los andaluces (2,2 millones de andaluces) perciben que la pobreza alcanza los datos oficiales, reflejado en primera y única Encuesta de Realidad Social de Andalucía (ERSA) en 2013.

En la actualidad, hablar de pobreza invisible es hablar también del acceso a la cultura y el ocio, en este aspecto, hay que recordar que el 53,9% de los andaluces no participan en actividades como son el deporte, cine o conciertos bien porque no pueden permitírselo u otras razones, según la Encuesta de Condiciones de Vida del Instituto de Estadísticas y Cartografía de Andalucía (IECA) en 2014.

En este contexto, llama la atención el alto porcentaje de personas de la comunidad que no puede disfrutar de una semana de vacaciones al año el cual se ha mantenido por encima de la media española durante más de 10 años, a fecha de 2014; estos datos reflejan una diferencia porcentual de más de 13 puntos entre Andalucía y España.

Respecto a la pobreza en las viviendas, la Red recuerda que aunque en los últimos meses la pobreza energética haya cobrado cierto protagonismo en la opinión pública es necesario ir más allá, pues existe, en general, en la comunidad, una pobreza de suministros (agua, condiciones habitacionales, hacinamiento, etc.). El porcentaje de andaluces que no pueden mantener la casa a una temperatura adecuada (18ºC en invierno, 25º en verano) se ha duplicado desde el año 2013, por entonces apenas superaba el 8%, en la actualidad afecta al 16%. Más de 1,5 millones de andaluces invierten más del 10% de sus ingresos en energía, según informó un análisis de la Asociación de Ciencias Ambientales en 2014.

El Presidente de EAPN-A, Manuel Sánchez Montero, ha señalado que “la pobreza es invisible para la mayoría de nosotros: no la vemos. Esta se vive en los hogares, con las persianas bajadas y las puertas cerradas. Algunas personas con vergüenza y con resignación, otras con denuncias y reclamaciones”.

La pobreza emocional es completamente transversal a la situación de la persona que vive en situación de pobreza y exclusión social. Los mayores afectados son los menores, aún más vulnerables. Según diversos estudios, cuanto más tiempo permanece en la pobreza el niño de nueve años, mayor es su exposición a riesgos para la salud mental a los 13 años1.

Un 34,2% de los andaluces no pueden gastarse una pequeña cantidad en uno mismo cada semana porque no puede permitírselo u otras razones, según el IECA, a fecha de 2014.

Finalmente no se puede olvidar el acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, pobreza TIC’s: en Andalucía 759.075 viviendas no disponen de acceso a Internet; de ellas, el 36,1% indican que no tienen acceso debido al elevado coste y el 50,6% por pocos conocimientos, según datos del IECA en 2014. Pese a no existir datos, cabe recordar que existe una discriminación en las propias ciudades donde el acceso al wifi gratuito tan solo está disponible en determinas zonas, excluyendo a las bolsas poblaciones más desfavorecidas.

Según el análisis elaborado por EAPN-A, el porcentaje de andaluces que no pueden disponer de un ordenador personal permanece por encima de la media española desde 2004. En la actualidad, el 10,4% de los andaluces no disponen de un ordenador personal.
Isabel Viruet, miembro de la Junta Directiva de la Red, ha resaltado la exclusión social en la que viven muchas zonas de la comunidad y ha apostado por “seguir avanzando para mejorar nuestros entornos haciéndolos más inclusivos a la ciudadana con el objetivo de contar con los andaluces más formados y conectados con la sociedad que le rodea”.

EAPN-Andalucía

EAPN-A nace en 1994 como red de entidades sociales implicadas en la lucha por la inclusión social de personas que sufren pobreza y exclusión social. Está compuesta por 47 entidades sociales andaluzas, todas de carácter no lucrativo y con un objetivo común: la inclusión social. A través de ellas se atendieron durante el 2014 a más de 841.974 personas, con un personal de 32.357 profesionales, y la ayuda de cerca de 13.697 voluntarios y voluntarias en todo el territorio andaluz.