El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo presenta la exposición Remake Resnais

La muestra forma es el resultado de la colaboración entre el Instituto Francés y el Festival de Cine Europeo de Sevilla

260

La exposición Remake Resnais intenta indagar cómo algunos de los trabajos de los años 50 del cineasta francés Alain Resnais (1922-2014) influyen actualmente en una nueva generación de artistas de diferentes nacionalidades para establecer relaciones estéticas y políticas con el presente. Concretamente, tres de sus películas serán proyectadas e instaladas en los espacios del CAAC: Toute la mémoire du monde, de 1956, Les statues meurent aussi, de 1953, que realizó junto a Chris Marker y Ghislain Cloquet, y Guernica, de 1950, en colaboración con Robert Hessens.

En el dispositivo de exhibición pensado, la estructura es simétrica y se repite: tres conjuntos para cada una de las tres películas elegidas. Partiendo desde el objeto de investigación de cada una ellas, se establece un discurso expositivo en el que planteamiento, nudo y desenlace se desarrolla siempre de manera inversa, tanto cronológica como expositiva. Primero un conjunto de obras que pueden significar el asunto o materia a tratar, en segundo lugar una reinterpretación de cada filme por un artista contemporáneo y, por último, la película de Resnais. Es decir, es una especie de viaje hacia el pasado desde el presente, al igual que también lo es cada uno de estos documentales ensayísticos.

Las obras

En el año 1956 el cineasta francés Alain Resnais realizó Toute la mémoire du monde (Toda la memoria del mundo), uno de sus más difundidos cortometrajes donde se muestra el funcionamiento interno de la Biblioteca Nacional de París y el paso metódico de cada libro que ingresa en la misma. Esta institución es una de las más importantes del mundo cuya colección está estimada en más de 30 millones de volúmenes, en parte alimentada gracias al decreto de 1537 que ordena que en ella se deposite al menos un ejemplar de todas las obras publicadas en Francia.

En relación a Toute la mémoire du monde se exponen una serie de fotografías de la artista alemana Candida Höfer. La fotógrafa, en su serie sobre bibliotecas a la que pertenecen estas fotografías de la Biblioteca Nacional de Francia, centra su atención en la misma institución en la que Resnais rodó esta película. Dos de ellas son del nuevo edificio de esta importante institución cultural y las otras tres fueron tomadas en la antigua sede, en clara referencia a los estratos de la memoria producidos por el tiempo y la acción política.

Por otra parte, y también en relación al mismo film, se presenta una videoinstalación de dos canales de Nina Fischer & Maroan el Sani, también artistas alemanes, que hacen un recorrido por la Biblioteca Nacional de Francia en 2006, prácticamente vacía, en el momento del cambio a la nueva sede.