El consejero de Economía clausura en Málaga el Foro Empresarial Innova 2015

477
Andalucía al Día, Foro Innova 2015

Ramírez de Arellano, que ha clausurado en Málaga el Foro Empresarial Innova 2015, organizado por Diario Sur, ha destacado que la consolidación de los cimientos de las empresas de cara a nuevos ciclos económicos adversos dependerán en gran medida del convencimiento que tengan sobre el papel de la innovación y la incorporación a su ADN, para dar un salto cuantitativo y cualitativo.

Para el consejero, el tejido productivo andaluz necesita robustez, que se encuentra en el valor añadido que se sea capaz de producir, y ello redundará además en la generación de empleo estable y de calidad.

En este sentido, ha añadido que la apuesta por el conocimiento debe ser necesariamente compartida entre las empresas, apostando decididamente por la innovación, y la Administración, reforzando tanto la investigación básica como la aplicada y favoreciendo el flujo del saber entre la Universidad y la empresa.

Para lograr este avance, Ramírez Arellano ha indicado que Andalucía cuenta con la Agenda por el Empleo, el PAIDI y la RIS3, además del Programa Horizonte 2020 y todos los instrumentos de la comunidad para orientar la política económica y movilizar las inversiones públicas y privadas hacia las oportunidades de desarrollo basadas en la innovación, como principal fuerza impulsora del cambio.

Respecto a la RIS3, uno de los aspectos que han centrado el Foro celebrado en Málaga, el titular de Economía ha explicado que la unión, especialización y competitividad son las tres patas de esta Estrategia, el camino consensuado por la Administración, las empresas y los agentes del conocimiento para consolidar una economía innovadora.

En la RIS3, ha añadido Ramírez de Arellano, Andalucía fija cuáles son sus prioridades, los puntos fuertes con los que diferenciarse de su entorno y posicionarse en el mercado internacional, aspectos como movilidad y logística; turismo, cultura y ocio; salud y bienestar social, energías renovables, construcción sostenible y economía digital, entre otras cosas.

Para el consejero, esta estrategia servirán a Andalucía para desarrollar su propio modelo productivo, que convierta a la innovación en la fuerza tractora de la economía, ya que es la que posibilita un cambio estructural de la misma, haciéndola más sostenible e integradora.

Con este fin, ha indicado que el Gobierno andaluz, a través de la Consejería de Economía, redoblará los esfuerzos realizados en las últimas legislaturas en esta materia, movilizando 8.500 millones hasta 2020 a través del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación.

Este Plan persigue situar el gasto en I+D+i en un 2,2% del PIB, aumentar la intensidad de la innovación en las empresas que ya lo son en un 20%, duplicar el número de empresas innovadoras y el gasto dedicado por ellas a la innovación e incrementar en un 50% el número de patentes.

Innovación como base de la productividad

En el Foro ha participado también el secretario general de Universidades, Manuel Torralbo, que ha trasladado a las empresas y participantes los objetivos y bases de la Estrategia de Especialización Inteligente.

Torralbo ha explicado que la innovación está en la base de la productividad y, por tanto, en la competitividad de las economías avanzadas, un factor que permite posicionarnos en un contexto global y competir en talento, en lugar de disponer de una mano de obra barata. En este camino, ha indicado que Andalucía está construyendo un puente entre Economía y Conocimiento, un nexo que permita a los sectores clave ser tractores de la I+D desde la innovación, para ganar peso y competir a nivel internacional.

El secretario general ha señalado que, tras la construcción en las últimas décadas del llamado Sistema Andaluz del Conocimiento, es necesario seguir dando pasos hacia la especialización inteligente, una filosofía impulsada desde Europa por la cual las partes interesadas de una región seleccionan un número limitado de prioridades en función de sus fortalezas y ventajas con respecto a su entorno, con el fin de obtener un impacto duradero y una transformación económica hacia actividades más competitivas y con un mayor valor añadido.

Las distintas RIS3, ha puntualizado, son una evolución de las Estrategias Regionales de Innovación planteadas a instancias de la Comisión Europea y suponen una condición para acceder a los nuevos fondos europeos de apoyo a los ejes de I+D y TIC, como una vía de potenciar y obtener un verdadero impacto de la inversión.

Siguiendo esta filosofía de Europa, el secretario general de Universidades ha señalado que la Junta aprobó la formulación de la estrategia de investigación e innovación andaluza, basada en tres principios: orientar la política económica y movilizar las inversiones públicas y privadas hacia aquellas oportunidades de desarrollo basadas en la innovación; descubrir y aprovechar los puntos fuertes y oportunidades de especialización y potencial de excelencia de Andalucía; e involucrar a la Universidad y al resto de los agentes del sistema de investigación e innovación en la innovación como principal fuerza impulsora del cambio estructural en la economía andaluza.

Bajo el paraguas de la Agenda por el Empleo, la estrategia de competitividad andaluza, los objetivos de la RIS3 marcan el camino a seguir para dar el siguiente salto en materia de I+D+I de Andalucía: duplicar la inversión con respecto al PIB, hasta alcanzar los 3.300 millones de euros anuales y que el sector privado debe asumir la mitad del gasto, fundamentalmente.

Torralbo ha explicado que, siguiendo esta línea, se han seleccionado ocho prioridades clave para la transformación del modelo económico hacia uno basado en el conocimiento y la innovación: Movilidad y logística, Industria avanzada vinculada al transporte, recursos endógenos de base territorial; Turismo, cultura y ocio; Salud y bienestar social; Agroindustria y alimentación; Energías renovables, eficiencia energética y construcción sostenible; y TIC y economía digital.

Sobre este marco, se han definido 84 líneas de acción con las que alcanzar las oportunidades de las que dispone Andalucía, siguiendo su capacidad propia y las tendencias globales, a la vez que se marca retos específicos.

Como ejemplos, el secretario general ha indicado que se van a impulsar medidas vinculadas a las pymes innovadoras, el desarrollo de la I+D+I colaborativa, la implantación TIC en este colectivo, la inmersión de personas en entornos innovadores, etc.