Compañeros del médico agredido guardan un minuto de silencio como muestra de apoyo

Sus compañeros han guardado hoy un minuto de silencio a las puertas del centro en repulsa por la agresión y en apoyo al profesional agredido

3520
Andalucía al Día, médico agresión

El Distrito Sanitario Costa del Sol muestra su más rotunda condena a la agresión sufrida el viernes por un médico del centro de salud de Arroyo de la Miel, en Benalmádena, durante el desempeño de sus funciones, lamentando profundamente el daño físico y psicológico que sufre este profesional.

Tras conocer la agresión, el Distrito activó el Plan de Prevención y Atención de las Agresiones del Servicio Andaluz de Salud (SAS), que pone a disposición de sus profesionales asistencia sanitaria y jurídica, así como apoyo psicológico en caso de que lo demanden.

Hoy, los profesionales del centro de salud de Arroyo de la Miel han guardado un minuto de silencio a las puertas de las instalaciones, en repulsa por la agresión y en apoyo a su compañero agredido.

La Directora Gerente del Distrito, Mª Dolores Llamas del Castillo, se puso en contacto el mismo viernes con el profesional agredido, para interesarse por su estado y ofrecerle su apoyo personal además del institucional, lamentando el daño sufrido, y con la Directora del centro de salud de Arroyo de la Miel.

El Plan de Prevención y Atención de las Agresiones del SAS fue impulsado en 2005 por la Consejería de Salud con el objetivo fundamental de dotar a los profesionales de la sanidad pública de las medidas de seguridad y la formación necesarias para minimizar las posibles agresiones que puedan sufrir en sus centros de trabajo.

Este Plan establece un procedimiento de actuación, en el que se recomienda a los profesionales qué hacer ante una agresión física o verbal. La primera medida que se aconseja a los profesionales es solicitar ayuda a una tercera persona para manejar la situación y, al mismo tiempo, para que pueda ser testigo de los hechos. Si la situación persiste, se recomienda avisar a los Cuerpos de Seguridad para que se personen en el centro y notificar el hecho al responsable del centro sanitario para que inicie la notificación a la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales.

En el marco del Plan, elaborado con el consenso de sindicatos, colegios profesionales y consumidores, el trabajador afectado cuenta, desde el primer momento, con apoyo psicológico y asesoramiento jurídico.

La agresión física o intimidación grave contra profesionales sanitarios en el ejercicio de su función pública asistencial viene siendo considerada como delito de atentado por los tribunales de justicia, y así se han dictado sentencias en diferentes casos con penas que oscilan entre los 12 meses y los 3 años de prisión.