El mieloma múltiple toma las calles de Sevilla para sensibilizar a toda la población

235

Hoy 5 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Mieloma Múltiple, el segundo cáncer de la sangre más frecuente, solo por detrás del Linfoma no Hodgkin. Se estima que, en nuestro país, hay alrededor de 12.000 pacientes y que, cada año, se diagnostican más de 2.000 nuevos casos, cifra que representa el 1% de todos los cánceres y el 10% de los de sangre. Celgene, una compañía de Bristol Myers Squibb (NYSE: BMY), con la colaboración de la Comunidad Española de Pacientes con Mieloma Múltiple (CEMMP), ha puesto en marcha la campaña de concienciación social ‘El mieloma múltiple toma la calle’, que busca informar y sensibilizar a la población general sobre esta patología.

“Ha llegado el momento de que esta enfermedad se haga más visible y que se conozca, no solo entre los pacientes y sus familiares, sino entre toda la población. Por eso, la mejor de manera de transmitirlo es ofrecer a todo el mundo información clara y rigurosa.”, comenta Teresa Regueiro, presidenta de la CEMMP.

Con este objetivo, durante toda la semana, dos autobuses están recorriendo distintas ciudades españolas para visibilizar el Mieloma Múltiple. Además de en Sevilla, se están realizando diferentes acciones en otras seis ciudades españolas (Barcelona, Madrid, Pamplona, Salamanca, Santander y Valencia), que van a permitir visibilizar esta enfermedad y que se tome conciencia sobre la misma.

Asimismo, se ha creado una página web informativa sobre la campaña, que recoge la explicación de esa iniciativa de concienciación, así como más información sobre la patología.
“Gracias a iniciativas como esta en conseguimos que se escuche la voz de los pacientes. La concienciación es clave para lograr que el mieloma tenga voz propia y nos permita seguir luchando por mejorar la calidad de vida de todas las personas que conviven con él”, apunta la presidenta de la CEMMP.

Un cáncer de la sangre desconocido considerado enfermedad rara

El mieloma múltiple afecta a la médula ósea, donde se produce un crecimiento anormal de células plasmáticas, aunque existen variaciones clínicas con localizaciones tumorales fuera de la médula ósea, de ahí el nombre de múltiple. Con una incidencia de entre 3-5 casos por cada 100.000 habitantes al año, entra dentro de las denominadas como enfermedades raras. Suele afectar predominantemente a personas de edad avanzada, siendo la media de edad 65 años. Solo el 15% y el 2% de los pacientes tienen menos de 50 años y 40 años, respectivamente.

El principal síntoma son los dolores óseos, que presentan el 75% de los pacientes. Pueden aparecer en cualquier localización, pero los más frecuentes son los que se inician en la columna vertebral y en las costillas. Otras posibles manifestaciones del mieloma múltiple son consecuencia de la falta de glóbulos rojos (cansancio, debilidad, palpitaciones, mareos) o de la alteración del normal funcionamiento de las plaquetas (fácil aparición de hematomas, sangrado de nariz o encías). Además, pueden existir pérdida de peso, infecciones frecuentes, fracturas óseas sin una causa evidente, alteración de la función del riñón y, en ocasiones, la aparición de verdaderos tumores de células plasmáticas (plasmocitomas).

“El pronóstico de los pacientes con mieloma múltiple varía en función de la edad, del estadio en la detección de la enfermedad, del estado general del paciente, de la presencia de determinadas alteraciones citogenéticas, de si presentan insuficiencia renal grave y, sobre todo, de si responden al tratamiento. La supervivencia global ha variado mucho desde el inicio del tratamiento, pasando de un promedio de unos 7 meses a conseguir hablar de supervivencia de más de 5 años”, explica la Dra. María-Victoria Mateos, directora de la Unidad de Mieloma del Hospital Universitario de Salamanca.

La finalidad del tratamiento es siempre destruir las células tumorales y frenar la evolución de la enfermedad, contribuyendo a mejorar los síntomas.

En este sentido, la Dra. Carmen Couto, jefa del servicio de Hematología y Hemoterapia de Hosp. Nuestra Señora de Valme apunta: “Los tratamientos y combinaciones nuevas disponibles resultan muy eficaces en pacientes de nuevo diagnóstico en los que se consigue aumentar la supervivencia libre de progresión varios años” y añade que “se han experimentado grandes avances en el tratamiento del mieloma en las últimas dos décadas. Ahora se ha conseguido lo que, hace veinte años, parecía impensable. El futuro del mieloma es prometedor”.

Bristol Myers Squibb: avanzar en la investigación sobre el cáncer

En Bristol-Myers Squibb, los pacientes están en el centro de todo lo que hacemos. El objetivo de nuestra investigación es aumentar la calidad de vida de los pacientes, la supervivencia a largo plazo y hacer que la curación sea una posibilidad. Aprovechamos nuestra profunda experiencia científica, tecnologías de vanguardia y plataformas de descubrimiento para descubrir, desarrollar y aportar nuevos tratamientos para los pacientes.

Aprovechando nuestro trabajo y legado transformadores en Hematología e Inmunooncología que ha cambiado las expectativas de supervivencia en muchos cánceres, nuestros investigadores están haciendo avanzar una cartera de productos en desarrollo profunda y diversa en múltiples modalidades. En el campo de la terapia con células inmunitarias, se incluyen receptores de antígeno quimérico de células T (CAR-T) para numerosas enfermedades en fase de registro y una cartera de productos en fase precoz de desarrollo creciente que amplía las dianas de las terapias celulares y genéticas y las tecnologías.

Estamos desarrollando tratamientos para el cáncer dirigidos a vías biológicas claves usando nuestra plataforma de homeostasia de proteínas, una capacidad de investigación que ha sido la base de nuestras terapias aprobadas en mieloma múltiple y varios compuestos prometedores en desarrollo en etapa precoz y media. Nuestros investigadores se están dirigiendo a diferentes vías del sistema inmunitario para abordar interacciones entre tumores, el microambiente y el sistema inmunitario para ampliar aún más los avances que hemos hecho y ayudar a más pacientes a responder al tratamiento. Combinar estas estrategias es clave para aportar nuevas opciones para el tratamiento del cáncer y abordar el problema creciente de la resistencia a la inmunoterapia. Obtenemos la innovación de forma interna y en colaboración con el mundo académico, los gobiernos, los grupos de defensa de pacientes y compañías biotecnológicas, para ayudar a conseguir que la promesa de lograr medicamentos que causen transformación sea una realidad para los pacientes.